¡Ahi Viene Herodes!

Posted By Kidsinco
Categorized Under: 20 characters, Playscripts
Comments (0)

 

Este guion “¡AHI VIENE HERODES!” publicado con autorizacion de Marlos Diaz Pereira, ni ningun otro guion publicado en este sitio web Kidsinco.com esta a la venta, y no  deberan republicarse totalmente o parcialmente  en ningun otro sitio web, blog, o foro.   Si desea compartirlos, le agradeceríamos colocara un vinculo/liga/link hacia nuestro sitio web: Kidsinco.com

 

Favor de leer nuestras  Condiciones de Uso

 

¡AHI VIENE HERODES!

 

 

PERSONAJES:

 

LOS MALOS

 

*Herodes

Soplón

Mequetrefe

Chirolas

Corrupción

Poder

Dinero

Mentira

Homicidio

Político

*Satanás

 

LOS BUENOS

 

José

María

Gabriel

 

PASTORES

 

Judith

Ruben

Daniel

Lía

Martín

Niza

 

 

SE ABRE EL TELON

(LUCES APAGADAS)

ESCENA I

 

NARRADOR: En una ciudad de Galilea llamada Nazareth; estaba a punto de mandarse un mensaje que cambiaría al mundo, unas palabras que causaran una revolución en la humanidad y principalmente en el corazón de cada uno de nosotros, por eso es importante que meditemos y reflexionemos lo que significa para nosotros el nacimiento del hijo de Dios.

¨Dios que se hace hombre para llevar al hombre a Dios¨.

 

(AL ENCENDER LAS LUCES APARECEN MARIA Y EL ANGEL)

 

Gabriel: Alégrate María llena eres de gracia, el señor está contigo.

María: (con sorpresa) pero……

Gabriel: No temas María porque has hallado gracia delante de Dios, vas a concebir y das a luz un hijo, que será llamado hijo de Dios y su reino no tendrá fin.

María: ¿Cómo será esto?, ya que no conozco varón.

Gabriel: El Espíritu Santo vendrá sobre ti  y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, él será llamado hijo de Dios. Tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, si ella la llamada estéril, porque nada es imposible para Dios.

María: he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según su voluntad.

 

 

(SE APAGAN LAS LUCES)

ESCENA II

 

(AL ENCENDER LAS LUCES ENTRAN MARIA Y JOSE CAMINANDO EN EL BOSQUE, UNA ANGEL CUIDA SU CAMINO)

 

María: José detente un momento por favor que estoy un poco fatigada.

José: Claro mi amor, descansemos entre estos árboles un momento.

María: ¿No te parece una noche preciosa? Llena de estrellas y la luna…..que hermoso resplandor.

José: Tienes razón, pero es poco comparado con tu belleza.

María: Tú siempre tan tierno… ¿falta mucho para llegar?

José: Tú sabes que el camino es muy largo.

María: Entonces tendremos que darnos prisa.

José: Tranquila mujer, no debes cansarte mucho.

María: Estaré bien.

 

SE CIERRA TELON

ESCENA III

 

(CUANDO SE ABRE EL TELON APARECE HERODES SENTADO EN SU TRONO, APOYANDO LA MANO EN LA CARA Y EXPRESIÓN DE PREOCUPACIÓN. A LOS LADOS DE EL DOS DIABLOS LE SIRVEN DE GUARDIAS,  MIENTRAS HERODES VE SU RELOJ DE ARENA CON IMPACIENCIA ENTRA SOPLON CORRIENDO QUITÁNDOSE EL DISFRAZ DE ANGEL  Y QUEDÁNDOSE VESTIDO DE DIABLO)

 

Herodes: (poniéndose de pie y acercándose a Soplón con disgusto) ¡Eres un inepto! ¿Por qué te has tardado tanto?  (voltea hacia los diablos) pero no se queden ahí parados ¡con un demonio ayúdenle a quitarse el disfraz! (voltea con soplón muy serio y dice) y cuéntame con detalle…. ¿para que convoco Dios a esa junta tan importante?.

Soplón: Pues verá su majestad, en realidad yo estaba mal informado, pues no es la primera junta a la que Dios convoca, sino que es la segunda, creo que Dios se nos ha adelantado.

Herodes: ¡¡ ¿¿Qué?? !!,  ¿Cómo que se nos ha adelantado? ¡Sanguijuela inútil! (lo toma del cuello y lo sacude), hace tiempo que debí mandarte al diablo, ¿cómo puedes ser tan inepto? ¿Acaso no diste suficientes sobornos a los ángeles para que te informaran a tiempo de los planes de Dios?.

Soplón: ¡Híjole, pos ni que fueran judiciales!, ¿qué no recuerdas  que son insobornables y rectos?, si fueran policías de tránsito la cosa sería más fácil, pero ellos no aceptan mordida.

Herodes: Bueno, dime de una buena vez qué es lo que trataron en el consejo celestial.

Soplón: Me parece, que antes debes sentarte y tomar las cosas con calma, porque después de lo que te voy a chismorrear, por lo menos te va a dar la chiripiorca.

Herodes: ¿Me va a dar quéeeee?, déjate de tonterías y dime de una vez lo que allá sucedió, mira que, del susto, ya me dieron ganas de ir al baño.

Soplón: Está bien, bueno, cuando llegué Dios estaba interrogando a Gabriel, a ese endemoniado arcángel que es el que más envidia le tengo y el que me cae más gordo.

Herodes: A mi no me interesa tu vida privada y tus tontos sentimientos y dime ya, que fue lo que paso, ya me estas colmando la paciencia.

Soplón: Ohhhhh, tu deja que la haga de emoción, si no, no tienen chiste los chismes. Yo soy un espía, un soplón, no soy (un periodista famoso de tu localidad) para decir…..” esta noche en El Noticiero: el rey Herodes espera que soplón, un servidor público le diga lo que escuchó al ir de metiche a una junta a la que no fue invitado”

Herodes: (muy enojado) ¡¡¡¡Mira pasmado Soplón, una interrupción más y te mando al infierno!!!!.

Soplón: Está bien, está bien, ¿para qué te enojas? Bueno, como te estaba diciendo….hummmm ¿qué te estaba diciendo? (Herodes se lleva las manos a la cabeza desesperado), Ahhhhh si, ya me acordé. Pues Gabriel le informó a Dios que había cumplido su misión de ir a Nazareth a anunciarle a una virgen llamada María que sería la Madre de Jesús el Mesías Salvador, que sería el Rey de Israel.

Herodes: (se levanta de su trono indignado) ¿Quéeeee? ¿Un Mesías? ¿Un Salvador? ¿Para qué? Si todo esta perfectamente bien en este mundo, ¿de qué va a venir a salvar a los hombres? ¿No todos viven a gusto, tal como están? Es la idea más disparatada que se le ha ocurrido a Dios.

Soplón: Bueno, el caso es que a ti te van a quitar el hueso, parece que no oíste lo que dije, que sería el Rey de Israel.

Herodes: ¡Aquí no hay más rey que yo!.

Soplón: ¿De veras? ¿Esta completamente seguro de que tú eres el que manda?.

Herodes: Bueno, en realidad el que manda es César Augusto desde Roma, pero, no importa ¡aquí mando yo!.

Soplón: Ummmmm …eso está por verse, si hasta dicen que a ti te compusieron esa canción que dice….. (voltea a ver a los diablos) haber ustedes, los mirones son de palo, ayúdenme  a cantarle su canción al rey…..una, dos, tres……yo se bien que estoy afueraaaaaa, pero el día en que yo me muera……se que tendrán que llorar.

Herodes: (se levanta indignado y grita) ¡Respeto, respeto! ¡De mi nadie se Burla! (los diablos siguen cantando hasta que Herodes voltea a verlo amenazador y poco a poco se van cantando).

Soplón: Nooooooo, solamente el César y todo Israel.

Mequetrefe: Y nosotros.

Chirolas: ¡Cállate menso!.

Herodes: Se reirán de tu abuela, aunque ya sé que tú nunca has tenido abuela….. (Cambie su cara de ira a tristeza). Y ahora que Dios me quiere quitar el hueso, que en realidad no es mucho hueso. Es más hueso ser Diputado o Alcalde (empieza a llorar). Y ahora ¿qué voy a hacer?, yo no se hacer otra cosa que ser Rey.

Soplón: Vaya, vaya, pa´reyecito de Israel. Anda, deja de chillar.

Herodes: ¿Pero qué puedo hacer?.

Soplón: Tú, no, no puedes hacer nada, siempre has sido un inútil mandilón. Pues no, no hay nada que hacer, prepárate a convertirte en un vasallo.

Herodes: ¿Qué? ¿Vasallo yo? ¡Jamás!… ¡Defenderé como perro mi reino!.

Soplón: Muy bien Herodes, lo de perro ya está mejor. Se me está ocurriendo una idea…

Herodes: ¿Cuál? Dímela, te daré lo que quieras, hasta mi alma, si me ayudas a salvar mi reino.

Soplón: ¿Tu alma? ¿Cuál? Si siempre has sido un desalmado, y aunque tuvieras una, estaría más devaluada que la de un político. Tu alma….bah, ¿quién va a querer tu mugrosa alma?. Está bien Herodes, te voy a ayudar, y para que veas que soy un buen compadre tuyo, no te voy a pedir nada a cambio, me bastará ayudarte para hacer fracasar al presumido de Gabriel, el hacerlo fallar será mi venganza, y el verlo descender a los mismitos infiernos que yo, esa será mi recompensa.

Herodes: Bueno, ahora dime ¿qué debo hacer?.

Soplón: Bueno, como dos cabezas piensan mejor que una, y tres mejor que dos, y como dice el dicho. “más sabe el diablo por viejo que por diablo” te sugiero que reúnas a todos tus consejeros, y por supuesto a Satanás, ya verás como entre todos planeamos algo estupendo.

 Herodes: Tienes razón Soplón, pero anda ¿qué esperas? Manda un telegrama a todos. Nos vemos  a las 9 de la noche en el salón real y más vale que no falte ninguno haber si ahora no resultas tan inepto.

Soplón: (inclinándose burlonamente ante Herodes) Como usted ordene su serenísima majestad (Cuando Herodes se voltea para salir Soplón hace caras de burla) (se dirige a los dos diablos) ¡ya lo oyeron manden el telegrama y rapidito que tengo que ir a que me hagan mi facial! (sale de escena).

Chirolas: ¡¿Telegrama?! Estos tipos no saben nada de tecnología..¡Mequetrefe pásame el diablófono! (le pasa el teléfono celular).

SE ESCUCHA: Malos días, está hablando a la línea de asistencia del sindicato de maleantes, depravados, peligrosos, fastidiosos, indecentes, desalmados, sucios….etc. al servicio del mal. Marque uno si fue detenido por un ángel; dos si su cola fue quemada accidentalmente; tres si tiene algo que ver con Sadam Huseim, Bin Laden, o Hitler; cuatro si necesita ayuda con algún tipo de fraude; o cero si desea hablar con alguna de nuestras operadoras.

Chirolas: (con cara de desesperación) ¡caramba, líneas de espera! (marca botón cero.)

SE ESCUCHA: Por el momento nuestras operadoras están ocupadas favor de esperar en la línea (se oye canción de espera).

Operadora: ¿Si diga?.

Mequetrefe: (le quita el teléfono a Chirolas) ha, por favor avísele a Satanás y a sus consejeros que los necesita Herodes hoy a las 9 en su salón real para una misión importantes Gracias.

SE CIERRA TELON

ESCENA IV

(SE ABRE EL TELON Y APARECEN LOS PASTORES DORMIDOS EN EL SUELO UNOS SOBRE OTROS, MENOS RUBEN QUE ESTA VIGILANDO)

Rubén: Que nochecita tan fría, el viento sopla suave y al parecer todos duermen, mejor no los despierto. Un día más en mi vida de pastor, sacar, alimentar, cuidar, trasquilar, y guardar el rebaño. Todos los días son iguales, nunca pasa nada emocionante.

Judith: Rubén vengo a acompañarte, de pronto se me fue el sueño y la noche es tan bella que merece ser compartida (suspira).

Rubén: otra vez suspirando por Daniel ¿por qué no te decides y le propones matrimonio?.

Judith: No salgas con tonterías, no me refería a eso, lo que presiento es algo más que estar enamorado. (Se despierta Daniel y se une con los otros).

Daniel: ¿Qué tanto cuchichean? Que ya me despertaron ¿ya se dieron cuenta que tranquilos están los animales?

Rubén: (voltea a ver a los dormidos)  Si, duermen muy tranquilitos.

Daniel: Menso, no me refiero a ellos, sino a las ovejas.

Rubén: ¡Ah! Si, las ovejas.

Lía: (acostada en el suelo) ¿Qué tanto alboroto es el que arman?, ¡o se callan de una vez, o se van con el rebaño! (todos hacen gestos de guardar silencio, pasa un rato  y se levanta Lía, poco a poco se van levantando los otros) ¡Bah! Es por demás, me han quitado el sueño, no tiene chiste hacerme la tonta!.

Judith: Mo te enojes Lía, estábamos comentando, bueno, yo sólo decía, que algo grande se presiente.

Lía: Pues creo que le atinaste, porque una paliza te voy a dar, como premio por haberme despertado.

Daniel: ¡Calma muchachas, no se alteren nada de pleitos ni de ofensas que la noche es muy bonita, no hay que echarla a perder!.

Rubén: Ya decía yo que están iguales de., una con presentimientos y el otro con noches bellas, suspiros y estrellas (se acercan los otros dos pastores).

Martín: En verdad no había visto una noche tan tranquila.

Niza: El cielo está despejado y sereno.

Martín: Ya veo que las estrellas brillan con más intensidad.

Niza: ¡Ay! Creo que estamos muy románticos.

Lía: ¡Camos! No sabía que ahora se le llama romance cuando se habla de tonterías.

Judith: ¡No discutamos más!.

(Aparece Gabriel junto a dos ángeles)

Gabriel: No se asusten que buena nueva será la que les traigo. Hoy en Belén ha nacido, el mecías prometido, aquél por quien suspiraron sus padres ya abuelos. Lo encontrarán muy fácil, dentro de una pobre cueva, envuelto en blancos pañales y en brazos de su joven madre. Gloria a Dios en las alturas y en la tierra haya paz, para los hombres y mujeres de buena voluntad. (Desaparecen los ángeles).

Judith: Y ahora que me dicen ¿era cierto o no lo que aquí yo sentía? (tocándose el pecho).

Lía: Por mi sigue cardiaca, porque en este mismo momento me lanzo a buscar al niño Dios.

Martín: Vamos todos de prisa (se ponen todos de pie y salen).

SE CIERRA TELON

ESCENA V

(SE ABRE EL TELON Y APARECE HERODES SENTADO A LA CABECERA DE UNA LARGA MESA, JUGANDO CON LOS DEDOS SOBRE LA MESA CON CARA DE ABURRIMIENTO Y NERVIOSISMO, VAN LLEGANDO UNO A UNO LOS INVITADOS Y SE VAN SENTANDO, EL ULTIMO EN LLEGAR ES SATANAS).

Soplón: Y bien mi Herodes. Aquí está reunido todo tu honorable, respetable y honrado consejo, como puedes ver, he cumplido mi misión.

Herodes: Muy bien Soplón, es la primera vez que haces algo útil en tu vida. Bueno empecemos la reunión. Que empiece la presentación a mi mano izquierda.

Corrupción: Mi nombre es corrupción, quizá es inútil que me presente, pues en este país todos me conocen y me aman, mi especialidad es hacer chueco lo derecho, mi dicho favorito es que el mal justifica los medios, mi mérito es hacer a los buenos malos y a los malos los hago aún más malos. Me desarrollo principalmente en dos ámbitos: la política y los negocios, aunque también vivo en medio de una sociedad que me ve como la cosa más normal del mundo. Yo hago que haya impunidad ante los grandes delitos y se castigue a los pequeños delincuentes, para hacer creer que hay un estado de derecho. (Todos aplauden al final de ésta y cada una de las presentaciones).

Poder: Mi nombre es Poder, soy un don Juan irresistible, todos me aman, me desean, no duermen ni comen pensando en mí, yo soy quien mueve al mundo y a los hombres como mis títeres. A mí me pertenecen todos los grandes de esta tierra, por tenerme hacen guerra, se matan los hermanos y los amigos se traicionan. Sin mi, el hombre no puede hacer nada.

Dinero: Mi nombre es Dinero y soy hermano gemelo del poder, ambos actuamos siempre juntos, pues sin dinero no hay poder y sin poder no es posible hacer dinero. Yo soy más ídolo para los hombres que Madonna y más amado por las mujeres que Luis Miguel. Todos piensan que teniéndome podrán ser los seres más felices de la tierra. Siempre he pensado    que todos tienen un precio y que a todos los puedo comprar y esclavizar, para el mundo yo soy su dios.

Mentira: Mi nombre es mentira, soy enemiga acérrima de la verdad. Yo tengo la capacidad de hacer parecer lo bueno malo y lo malo bueno, no me gusta que los hombres se vean desnudos tal como son, por eso los cubro con máscaras y los hago decir lo que no piensan, a mí me usan para engañar y esconder con promesas las malas intenciones.

Homicidio: Mi nombre es homicidio, yo no me ando con rollos, cuando alguien se cruza por mi camino, pos nomás me lo trueno, aquí no hay más derechos que los míos y aquél que se interponga ya sabe que se lo carga la huesuda, pues la mejor y más eficaz forma de acabar con un enemigo es matándolo.

Político: Mi nombre es político y soy hijo de todos ustedes, pues para ser un buen político se tiene uno que especializar en todas y cada una de las “virtudes” que acaban de enumerar. Yo siempre he dicho que todo lo que es provecho personal es patriótico y todo lo que son los derechos de los demás son antipatrióticos y constituyen una abierta traición a la nación. He dicho.

Satanás: Pues yo soy Satanás, soy el padre de todos ustedes, aquí como dicen: solo mis chicharrones truenan, yo soy el padre de la mentira y el homicidio, yo inventé el poder, el dinero y la corrupción, a mí me adoran los políticos y los poderosos de esta tierra. Me presento como un ángel de luz aunque yo soy de las tinieblas.

Herodes: Muy bien, pues quiero que sepan, que los he reunido porque todos corremos un grave peligro. Soplón me ha informado que Dios ha decidido mandarnos un regalito en realidad es una sorpresita que se llama Mesías, al parecer va a nacer de una virgen y lo preocupante es que, según las profecías, será el Rey de Israel y como se pueden imaginar todos nosotros estamos en peligro, por eso los he reunido para que juntos pensemos qué es lo que vamos a hacer. ( Se hace un gran rumor en la sala, va creciendo el escándalo hasta que Herodes pone orden).

Herodes: Silencio, señores, silencio. Escuchemos las opiniones de cada uno. Haber Homicidio ¿tú que propones?.

Homicidio: No es necesario que nos quebremos la cabeza, la solución es muy simple matemos al Niño-Mesías, al mal paso darle prisa.

Herodes: Matar al Mesías ¿pero como reconocerlo si será un niño como todos?.

Homicidio: ¡Ay Herodes!…dime ¿no tienes neuronas en la cabezota o que? ¿Entonces que tienes en el cerebro? Ya se, no me digas, un inmeeeeenso vacío, si te metieran un balazo acabaría en bala perdida.

Herodes: ¡Más respeto, no te olvides que soy tu rey!.

Homicidio: Pues me preguntas cómo reconocer entre tantos niños al Mesías. Hasta la pregunta es necia. No es necesario reconocerlo. A ver, vamos a ver ¿Dónde dicen las profecías que nacerá el Mesías?.

Herodes: Si mal no recuerdo mi catecismo, y según dicen mis consejeros, tenía que nacer en Belén de Judá.

Homicidio: Bueno, pues entonces la cosa está muy fácil, mira, una ves que haya nacido el Mesías mandas a unos quinientos chotas y pasa a cuchillo a todos los niños menores de dos años, y así no hay pierde, no tenemos por qué arriesgarnos.

Herodes: Es una magnífica idea… ¿pero para que tantos chotas? Con cinco acabo con Belén, oye ¿y  si el niño logra escapar con sus padres? ¿Qué hacemos? Tenemos que ser precavidos.

Homicidio: No te preocupes, el tiempo es lo de menos, el caso es que aún antes que nazca el niño, ya estará condenado a morir. Es más si no logramos matarlo ahora, tarde o temprano nos lo podemos echar, matándolo en la cruz.

Todos: ¡Bravo! es una magnífica idea!! (Poder levanta la mano).

Herodes: Haber tu, Poder, qué, ¿no estás de acuerdo? ¿Por qué has levantado la mano?.

Poder: No, no es que esté en desacuerdo, lo que pasa es que me parece una opción demasiado drástica, además matar al Mesías es hacerlo héroe, y después su recuerdo no nos vamos a quitar de encima, además, una muerte violenta de alguien admirado crea fanáticos y seguidores.

Herodes: Tienes razón, pero…entonces, ¿qué nos sugieres para acabar con el niño Mesías?.

Poder: Pues yo sugiero que el caso me lo dejen a mí, en realidad no hace falta la violencia, como les dije al principio, soy irresistible, basta que me presente al Mesías y verán como cae en mis manos, le voy a proponer que ejerza un mesianismo de poder, de mando, de influencias.

Herodes: Pero, si se niega a dejarse engañar por ti ¿qué hacemos?.

Poder: ¿Negarse a mi, al poder? Imposible, soy irresistible, ni si quiera el Hijo de Dios se resistirá a adorarme.

Herodes: No sé, no estoy tan seguro, de Dios debemos siempre desconfiar. A ver tu dinero, ¿qué nos quieres proponer?.

Dinero: Si el poder no es suficiente para seducir al Mesías yo propongo reforzarlo, es decir, le ofreceré inmensos reinos, y riquezas sin fin, haré que se postre delante de mí, que me desee con la ambición y la obsesión con que me desean los hombres, nadie, ni siquiera el Mesías me podrá resistir.

Herodes: No, no me acaban de convencer, pues recuerden que este niño no sólo es hombre, si tal fuera, entonces no habría problema, pero da la casualidad de que también es Dios, Dios no piensa como nosotros.

Mentira: Para eso estoy yo, la mentira, para hacerle creer que es bueno lo que es malo. En realidad le haré pensar que lo que hace no sólo es malo, sino que es necesario, y además que es la misma voluntad de Dios. Yo lo confundiré, me disfrazaré de Dios si es necesario, pero no duden que acabará en mis manos y, es más, les juro que acabará por ser un mentiroso.

Herodes: ¿Pretenden engañar a Dios, mentirle a El? Eso va a estar en chino, pero bueno.

Corrupción: Yo propongo que le demos una mordida.

Herodes: ¿Una mordida? Pero ¿qué estás diciendo?.

Corrupción: No seas tonto, Herodes. Una mordida significa el que le demos unas fichitas, el que le ofrezcamos poder, es más, hasta un puesto público, una diputación, o incluso, por qué no, un reino….

Herodes: Momento, que sea con cualquier reino, pero que no sea el mío, ¿queda claro?.

Corrupción: Ay Herodes, estoy hablando de un hueso grande, digno de un Mesías, no de un reinucho como el tuyo.

Herodes: ¿Qué tratas de insinuar?.

Corrupción: No, nada personal, será solo que pensaba en un Herodes de Siberia, por supuesto no en ti, que eres un gran rey.

Herodes: Bueno, no venimos a hablar de mí, y francamente no he quedado satisfecho con ninguna propuesta.

Político: Compatriotas, yo les sugiero que dialoguemos con el Mesías, buscando primero convencerlo de que nada está por encima de la grandeza y el bienestar de la patria, y que le conviene a la nación es que nada cambie, que todo siga exactamente igual, para que podamos mantener lo que llamamos paz social y así la nación esté formada de una bola de agachones.

Herodes: ¿Y tú crees que quiera sentarse a dialogar?.

Político: Claro que querrá. Prometámosle un pacto económico, un programa de ayuda a los pobres, y sobre todo bienestar para todos, pero sin darles los salarios justos. Ofrezcámosle un viaje para José a las Vegas con todo pagado y vestidos, joyas para Maria. Verán como este asunto queda arreglado.

Herodes: Pero ¿tu crees que se conformara con tan poco y se tragara tus mentiras?.

Político: Bueno, hay que saber disimular, le podemos proponer un sistema democrático donde todos sean iguales, y podemos prometer la reforma de tu gobierno y sobre todo la modernización de tu partido, le podemos decir que ahora si ya no habrá corrupción, se acabara el narcotráfico y erradicaremos la violencia.

Herodes: ¿Que, reformar el partido del gobierno? ¡Ni lo pienses!.

Corrupción: ¿Proponerle que terminen conmigo? ¿La corrupción? ¡Nunca!.

Homicida: ¿Erradicarme a mí, el Homicida? Jajajaja Y ¿qué poder puede sostenerse sin el homicidio?.

Político: No, no, no me han entendido, no se trata de atacarnos entre nosotros, se trata de dorarle la píldora, miren se trata de darle mentiras y promesas que podemos prolongar durante un sexenio, y cuando este se termine, decimos las mismas mentiras, pues clara, con un nuevo lenguaje político.

Herodes: Haaaaaa, ahora si estamos de acuerdo. Bueno, me parece que todos han hablado menos Satanás.

Satanás: Ya que insisten hablare, y lo primero que quiero decirles es que son una bola de imbeciles, me avergüenzo de ser su padre ¿pues que diablos han aprendido de mi? ¿Piensan bola de tarados que cada quien tiene poder suficiente para vencer a Dios y su Mesías?.

Todos: Claro que si podemos ¿verdad? (se ven y se preguntan unos a otros.).

Satanás: Por supuesto que no pueden, que no han oído que un reino dividido no puede subsistir. No, no podremos vencer al Mesías uno por uno.

Herodes: Y entonces que sugieres?.

Satanás: Que nos unamos todos, que todos juntos actuemos contra el Mesías hasta acabar con el, a uno lo podrá resistir, pero a todos juntos no nos podrá hacer frente.

Todos: Si, el mal unido jamás será vencido, el mal unido jamás será vencido, muera Dios y su Mesías. Cubramos al mundo de corrupción y muerte y mentira (todos aplauden de pie, menos Satanás).

Herodes: Muy bien Satanás, tu si sabes pensar, y ya que nuestra reunión ha sido un éxito, los invito a tomar unas copas, vamos a emborracharnos.

SE CIERRA TELON

ESCENA VI

(SE ABRE EL TELON Y APARECEN ANIMADOS Y CONVERSANDO LOS MISMOS PERSONAJES QUE LA CENA PASADA, SOLO QUE SIN LA MESA Y DE PIE, CON BOTELLAS DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS ALZAN SUS VASOS Y BRINDAN, MIENTRAS QUE DETRÁS DE ELLOS, SIN QUE SEA VISIBLE AL PÚBLICO, SE OCULTA EL NACIMIENTO DONDE DEBE ESTAR JOSÉ, MARIA Y EL NIÑO)

Herodes: Brindemos porque somos los meros meros.

Todos: Si, brindemos por nuestro éxito, por la muerte y el fracaso del Mesías, jajajajaja (chocan estrepitosamente sus vasos y mientras beben se escucha una risa y una voz potente que los deja desconcertados).

Se oye en ese momento una risa bella y sabrosa de Dios: Jajajaja.

Herodes: ¿Quién se ha reído de nosotros? ¿Quién anda por ahí?.

Gabriel: El que se ha reído es Dios, y el que anda por ahí, no es Cri Cri, soy yo el Arcángel Gabriel.

Herodes: ¿Dios? ¿Es que Dios se ríe? Y a ti metiche Gabriel ¿Quién te invito a la pachanga?.

Gabriel: Dios siempre sonríe, El es una eterna alegría. Pero esta vez no ha sonreído, sino que se ha carcajeado de ti y de todos ustedes.

Herodes: No entiendo como puede ser Dios tan simple como para reírse de personas tan serias como nosotros.

Gabriel: Pues si, Dios se ha burlado de ustedes, sábete de antemano que estas derrotado, Satanás y todos tus achichincles están condenados al fracaso.

Satanás: Que ¿acaso ya ha nacido el Mesías?.

Gabriel: No se los quería decir. Sabía que les iba a echar a perder la fiestesita. Dios me ha mandado a darles este mensaje, a ver, dejen que me salga la voz solemne, porque esto es muy importante “Les anuncio una gran alegría, la cual será para todos los pueblos:

 Les ha nacido hoy en la Ciudad de David, un salvador, que es el Cristo, El Señor. Y ahora los dejo porque tengo que ir a avisarles a más pastores la buena noticia, que pasen una linda noche.

Todos: buuuuuuu, buuuuuuu, buuuuuuuuuu.

(Entran tres pastores corriendo hacia donde esta Gabriel y le preguntan)

Pastor 1: Íbamos pasando y escuchamos afuera tu anuncio, dinos, ¿en verdad ha nacido el Mesías?.

Pastor 2: ¿Como lo podremos reconocer?.

Gabriel: Si, Jesús ha nacido hoy en Belén, sigan la estrella del oriente y llegaran hasta El. La señal que les doy es esta: “Encontraran a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.

Pastor 3: Vamos a adorarlo ¿qué esperan?.

Gabriel: No se asusten que buena nueva será las que les traigo. Hoy en Belén ha nacido, el mesías prometido, aquel por quien suspiraron sus padres y abuelos. Lo encontraran muy fácil, dentro de una pobre cueva, envuelto en blancos pañales  en brazos de su joven madre. Gloria a Dios en las Alturas y en la tierra paz, para los hombres y mujeres de buena voluntad.  (Desaparecen los Ángeles.)

Judith: Y ahora que me dicen? Era cierto o no lo que aquí yo sentía (tocándose en el corazón).

Lía: Por mi sigue cardiaca, porque en este mismo momento me lanzo a buscar al niño Dios.

Martín: Vamos todos de prisa. (se ponen de pie y salen).

Herodes: ¡Me lleva la que me trajo! Y ahora ¿qué vamos a hacer?.

Soplón: Pues si me permite su alteza, creo que debemos, seguir con los planes que teníamos.

Herodes: No, puede ser muy peligroso, esta bola de inútiles solo hablaron y hablaron, no estoy seguro de que sus métodos funcionen. Necesitaría probarlos antes con alguien.

Satanás: Pues Gabriel dijo algo de algunos pastores ¿Por qué no los usamos a ellos como conejillos de indias?.

Herodes: Perfecto, pero hay un inconveniente, no seria correcto que los vieran a todos, tendrían que escoger quien de ustedes irá a detenerlos.

Poder: Disculpen pero yo tengo achichincles que haga mi trabajo pero hoy no vinieron

Soplón: (mirando a los guardias) ¡Tengo una mejor idea!.

Herodes: Habla.

Soplón: Pues hay dos de nosotros que ya tuvieron un trabajo así y fallaron (a los guardias) ¿lo recuerdan muchachos?.

Chirolas: Y como no acordarnos si nos desterraron del infierno mayor.

Satanás: Pues esta seria su oportunidad de regresar a mi servicio ¡claro, siempre y cuando cumplan su misión!.

Mequetrefe: ¿Y si no cumplimos?.

Satanás: (sonriendo) pues entonces quedarían como doberman.

Chirolas: ¡¿Más feroces?!.

Satanás: ¡No! Con el rabo y los cuernos cortitos! (todos se ríen menos Chirolas y Mequetrefe, que se miran y se agarran la cola y los cuernos).

Mequetrefe: Bueno, es que, yo pienso que…..

Herodes: Perfecto, entonces a trabajar, vámonos muchachos, tenemos que celebrar. (Salen todos excepto Chirolas, Mequetrefe y Soplón).

Soplón: Bueno, ay se ven chulitos, le trabajan duro ¡eh!. (sale burlándose).

Chirolas: No, no te vayas, es que no pusimos atención y no tenemos idea de lo que vamos a hacer.

Mequetrefe: ¿Escuchaste aunque sea un poquito de lo que dijeron?.

Chirolas: Ni maíz palomas, y no sabes como me arrepiento, porque voy a perder mi linda colita.

Herodes: ¡Y tu no tienes porque estar aquí, ve a ayudarles a esos inútiles!.

Soplón: Pero.

Herodes: ¡Pero nada! ¡A trabajar que para eso te pago!.

Soplón: Pero si usted ni me paga.

Herodes: ¡A trabajar he dicho! (entra Soplón cabizbajo, Mequetrefe y chirolas se burlan de el).

Chirolas: Ay si, ahí se ven chulitos, jajajajaja.

Soplón: Es mejor que se callen, en le camino planeamos todo, vámonos (salen de escena, entra Satanás).

Satanás: Tengo que averiguar lo que van a hacer estos inútiles, donde me escondo?, aquí será bueno, servirá…….(se esconde detrás de una roca) (entran los diablos y acomodan todo; Entra primero Rubén).

Rubén: Ay que ganas de hacer chis, lo bueno que me les adelanté (se acerca a la roca y le da la espalda al publico como si orinara) (entran los demás y Rubén se les une) (Al entrar a escena están los diablos con una mesa con letreros de un partido político con los nombres de Lía y de Rubén) (entran pastores).

Judith: Mira, que extraño, en esos letreros están sus nombres.

Soplón: Bienvenidos, los estábamos esperando.

Martín: ¿A nosotros?

Mequetrefe: Sobretodo a la señorita Lía y al Lic. Rubén.

Rubén: Ah caray, me siento importante.

Daniel: ¿Y porque a ellos?.

Chirolas: Porque han sido elegidos para dirigir el sindicato de pastores que recién se está formando.

Lía: ¿Nosotros?.

Judith: Lía olvídalo, tenemos que llegar a Belén ¿te acuerdas?.

Soplón: ¿A Belén? ¿Acaso van a ver al Mesías?.

Daniel: Si, exactamente.

Soplón: Pues déjenme les digo que ya van varios grupos de pastores que han regresado tristes, pues solo los influyentes pueden pasar a verlo.

Niza: Hay no, que tristeza.

Chirolas: Deberían aceptar nuestra propuesta, imaginen, serian muy importantes, mandarían sobre todos los pastores de la región.

Mequetrefe: Además se les daría un sueldo al mes, y es una cantidad tan grande como para echar para arriba.

Rubén: ¿Que tan grande? (se acerca Mequetrefe y le dice al oído) ¡vaya!.

Lía: ¿Y que tendríamos que hacer?.

Soplón: Pues no mucho, los pastores son muy tontos, ustedes prométanles cosas como perros entrenados para hacer sus trabajos,  o cercas eléctricas para que no se escapen sus rebaños.

Martín: Pero eso no existe.

Chirolas: ¿Y quien esta diciendo que lo van a cumplir?, en cuanto lleguen al poder se hacen los que no se acuerdan.

Judith: Pues a mi no se me hace justo, además tenemos que hacer el intento de ver al Mesías.

Mequetrefe: No seas tonta, cuando tus amigos estén en el poder podrán verlo mas fácil.

Chirolas: O aun mejor, con unas fichitas será fácil convencen a los guardias que cuidan el pesebre.

Niza: ¡Sobornarlos! ¡Ni loca!.

Judith: Lo siento pero yo no pienso participar en este juego sucio. Yo me voy, los que quieran se pueden ir conmigo.

Rubén: Esperen no nos pueden hacer esto, somos sus amigos.

Daniel: Eramos, dijo el otro.

Lía: No entiendo porque nunca nos han apoyado! ¡Ya me tienen harta!.

Soplón: No se preocupe señorita, usted díganos quien le molesta y en este mismo momento nos los echamos, sin que nadie se dé cuenta.

Lía: No se preocupe, yo puedo echarme a esta trenzada solita (se le deja ir encima a Judith, caen al suelo y comienzan a pelear, los pastores tratan de separarlas y los diablos echan porras) (Aparecen dos Ángeles).

Ángel 1: ¿Pero que pasa aquí? ¡Alto mujeres! ¡Calma! (los pastores logran separar a Lía y Judith y los diablos siguen gritando).

Ángel 2: Vaya, vaya, pero si son ustedes, ya se porque esto me olía mal.

Mequetrefe: (a Chirolas) ya ves, báñate más seguido.

Ángel 1: Hay Soplón, deja que Gabriel se entere que metiste la cola donde no te llaman.

Soplón: Pues que venga yo puedo solito con el.

Gabriel: ¿Decías soplón?.

Soplón: No nada yo….

Niza: (a los Ángeles) ¿Como, ustedes los conocen?.

Ángel 1: Y bastante bien, este trío son enviados de Herodes y Cómplices de Satanás.

Todos: ¿¿¿¿¿Satanás?????? ( se persignan).

Rubén: Eso quiere decir que nos estaban engañando.

Daniel: Lo único que querían era que no llegáramos a Belén.

Judith: Y casi lo logran.

Lía: ¡Nadie engaña a Lía y  se queda tan tranquilo!.

Chirolas: ¡¡¡¡Corran!!!!.

Lía: Si los alcanzo no se la van a acabar. (los diablos salen corriendo hacia el publico, lía trata de seguirlos pero el Ángel 2 la detiene).

Ángel 2: Tranquila, ya tendrán su castigo. (los diablos se mantienen entre el público, cerca del escenario).

Gabriel: ¡Síganme pastores yo los guiare hasta donde este el Mesías, y pobre de ustedes chamacos si nos siguen! (salen los pastores y Ángeles. Los diablos entran de nuevo al escenario. Entran Herodes y consejeros) (Satanás sale del escondite escupiendo y sacudiéndose, enojado comienza a gritar).

Satanás: ¡Será mejor que los sigan sanguijuelas! Pues les espera una castigo muuuuuuy grande, corran bola de inútiles!.

(Salen corriendo los diablos y tras ellos todos los demás)

SE CIERRA TELON

(AL ABRIR TELÓN, ESTÁN JOSÉ, MARIA Y EL NIÑO; FRENTE A ELLOS SE COLOCAN GABRIEL Y LOS DOS ÁNGELES, ENTRAN LOS PASTORES Y SE ARRODILLAN)

Gabriel: Esperen pastores, la cosa es calmada, vean allí, enfrente de ustedes (se ilumina el nacimiento que había permanecido oculto y en el Jesús niño, Maria y José) Ahí esta Jesús, el Dios hecho hombre, el Dios que quiso poner su casa en medio de nosotros (los pastores se arrodillan y contemplan al niño).

Homicida: Ahí esta el Mesías ¡vamos a matarlo! (se abalanzan todos contra el niño).

Gabriel: Es verdad que lo mataras en una cruz. Es verdad que la conspiración de todos ustedes llevara injustamente a la muerte a Jesús, pero sepan que, cuando El muera, no habrán vencido ustedes, sino El, pues el mostrara hasta donde es capaz de llegar el amor. Pues “no hay mayor amor que el que da la vida por sus amigos”, y El demostrara la supremacía del amor muriendo no solo por sus amigos, sino también por sus enemigos.

Satanás: No cantes Victoria Gabriel, esto es un duelo, un reto , y te aseguro que tu Mesías no saldrá bien librado.

Gabriel: Si, esto es un duelo entre Dios y tu, entre Dios y tus obras malencas. Con el nacimiento de Jesús la victoria de Dios se ha iniciado, serás derrotado y esta vez será para siempre. y ahora fuera de aquí que este es un lugar para los pobres, los pequeños, los sencillos, los amantes de la paz y la justicia, para los pecadores arrepentidos, ustedes nada tienen que hacer aquí ante el niño de Dios.

Herodes: esta bien, nos vamos, pero sabe que en esta guerra entre Dios y nosotros no dejaremos en paz ni un momento al Mesías, mira que ese chilpayate pretende arrebatarme el trono de Israel….si, como no..ya lo veremos. Vamos compadres.

Todos los malos: si, vamos, que este no es nuestro lugar (salen refunfuñando).

Gabriel: Y ahora todos ustedes los pequeños de la tierra, los pobres, los que sufren, los marginados, los despreciados, los no amados, los desesperaos, los pacíficos, los tristes, los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, los pecadores, los que confían en Dios. ¡Alégrense! Y canten conmigo llenos de esperanza: ¡Gloria a Dios en las Alturas y en la tierra paz a los hombres que Ama el Señor! ¡Aleluya!…

Fin

 

 

Autor:  Equipo de la Pastoral Juvenil de Coyuca (Mexico) – www.pjcweb.org

 

 

Adaptaciones:  Marlon Diaz Pereira – http://marlondiaz2008.blogspot.com/

 

 

Presionar aquí para leer mas obras de Kidsinco en Español.

 

 

 ¡Gracias por visitar Kidsinco Free Playscripts for Kids!

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,



Comments are closed.