La Primera Navidad

Posted By Kidsinco
Categorized Under: 13 characters, Playscripts
Comments (0)

Nativity, Christmas, Three Wise Man

Este guion “LA PRIMERA NAVIDAD”, ni ningun otro guion contenido aqui puede ser vendidos o volverse a publicar de manera completa o parcial en ningún otro sitio web, blog, o foro.  Si usted desea compartir nuestros guiones en la red, por favor coloque un vinculo/liga/link hacia nuestro sitio web: Kidsinco.com

 

Favor de leer nuestras Condiciones de Uso

 

© LA PRIMERA NAVIDAD 

PERSONAJES:

NARRADOR

MARIA

JOSE

ANGEL GABRIEL

DIABLO

POSADERO

POSADERA

 

 

PASTORES:

JUAN

SAMUEL

LETICIA

ANA

RAQUEL

LUCIA

ESAU

 

 

GUION:

 

 

NARRADOR: En tiempos de Herodes, envío Dios al ángel Gabriel a Nazaret, a visitar a María, esposa de José, para anunciarle que iba a concebir a un hijo al que pondría el nombre de Jesús, quien sería el salvador del mundo.  El Gobierno de Herodes ordeno efectuar un censo de la población, y todas las personas deberían acudir a sus lugares de origen para ser censados.  José y María salieron de viaje hacia Belén de donde era la familia de José.

 

 

ACTO I –  En las Afueras de la Ciudad de Belén

 

 

(Los pastores se encuentran en el campo recostados en el suelo)

 

 

JUAN: ¡Qué tranquila esta la noche!.

 

 

SAMUEL: Si, hay algo en el ambiente que da una sensación de paz.

 

 

LETICIA: ¡Miren, esa estrella brilla más que ninguna otra!.

 

 

JUAN Y SAMUEL: ¡Es cierto!.

 

 

ESAU: ¡Porque no se callan y me dejan seguir durmiendo!.

 

 

JUAN: Tu siempre tan amargado.

 

 

SAMUEL: Deberías de disfrutar esta noche como nosotros.

 

 

ESAU: No hay nada de que disfrutar, mañana tenemos que trabajar.

 

 

LETICIA: No todo en esta vida es trabajo, tiene que haber algo mas.  Esa estrella debe de significar algo.

 

 

JUAN: Tienes razón.  ¿Pero qué puede significar?.

 

 

SAMUEL: Siento que algo ocurrirá pronto que cambiara las cosas para siempre.

 

 

LETICIA: Mmm, recuerdo que nuestro padre comentaba algo sobre una profecía. (a Lucia) ¿Oye, Lucia, que sabes tú de la profecía del redentor?.

 

 

LUCIA: Bueno, los que mis abuelos me contaron es que vendrá un Mesías que será la esperanza del pueblo de Israel, y que se llamara Emmanuel.

 

 

JUAN: ¿Emmanuel?.  ¡Que nombre tan raro!.

 

 

ANA: No es muy raro, tengo un amigo que se llama igual, y dice que su nombre significa “Dios con Nosotros”.

 

 

SAMUEL: ¿Será acaso El, el rey que expulsará a Roma de Israel?.

 

 

ESAU: Dejen de estar diciendo tonterías, ningún rey judío expulsará nunca a los romanos de estas tierras.  Ya no pierdan su tiempo hablando de eso, ya que son mentiras inventadas por los ancianos.

 

 

JUAN: ¡Pues no estabas dormido!.  Tu siempre eres pesimista, nunca ves nada bueno en nada.

 

 

ESAU: ¿Como iría a nacer un Dios en este pueblo olvidado?.

 

 

LUCIA: Pues para que lo sepas Esaú, el profeta Malaquías dijo: “ Y tu Belén, no eres la menor de las ciudades de Judá, puesto que de ti ha de salir el que ha de gobernar a mi pueblo”.

 

 

RAQUEL: ¿En Belén?.  ¿En nuestra ciudad?.  No lo creo.

 

 

ESAU: Como historia suena muy bien.  Pero durante mucho tiempo hemos esperado al Mesías, y estoy seguro  de que yo y los hijos de mis hijos moriremos sin verlo, ya que solo es una mentira.

 

 

JUAN: ¡Eres un descreído!.

 

 

ANA: ¿Cuando creen que llegara el Mesías?.

 

 

SAMUEL: Ojala que sea pronto, ya que Herodes y los romanos nos tratan cada vez peor.

 

 

RAQUEL: Es cierto, necesitamos que alguien se acuerde de los pobres y desposeídos como nosotros.

 

 

LETICIA: (mirando hacia lo lejos) ¡Las cabras y las ovejas se escapan!.

 

 

JUAN: ¡Vamos a meterlas al corral!.

 

 

(Los pastores se levantan y salen del escenario. Esaú permanece recostado)

 

 

ESAU: ¡Oh, qué bueno que se fueron, por fin podré dormir!

 

 

(Cierra los ojos y comienza a quedarse dormido.  De pronto escucha unos pasos que se acercan)

 

 

ESAU: (grita temeroso) ¿Quien anda ahí?.

 

 

(El Diablo entra al escenario)

 

 

DIABLO: No te asustes, solo soy un viajero que va de paso.  Me gustaría descansar un momento y platicar contigo.

 

 

ESAU: ¿Platicar de qué?.

 

 

DIABLO: Cuando me acercaba escuche que hablaban acerca del Mesías.  ¿Tú no crees en eso, verdad?.

 

 

ESAU: Claro que no, solo son buenos deseos que la gente quiere.

 

 

DIABLO: Es cierto, son solo chismes que han pasado de generación en generación.

 

 

ESAU: Mmm, que raro huele.  Huele como a…

 

 

DIABLO: ¿Azufre?.

 

 

ESAU: ¡Eso es, azufre!.  ¿Y tú quien eres?.

 

 

DIABLO: Soy el mismo diablo en persona.

 

 

ESAU: ¿El diablo vivito y coleando?.  Ja, ja, ja, ja.

 

 

DIABLO: ¡Mírame bien!.

 

 

ESAU: ¡Es cierto!.  ¡Tienes cuernos y cola!.

 

 

DIABLO: Vine a verte porque quiero comprarte un favor.

 

 

ESAU: ¿Comprarme un favor?.

 

 

DIABLO: Claro, yo no quiero nada gratis.  Yo pago, y muy bien, por los favores que me hacen.

 

 

ESAU: ¿Que quieres que haga?.

 

 

DIABLO: Es muy fácil, solo convence a tus amigos de que todo eso del Mesías, es un cuento.

 

 

ESAU: Ya trate de hacerlo, y no funciono.

 

 

DIABLO: Con las monedas de oro que te daré funcionara. (le muestra una bolsa llenas de monedas) ¿Te parecen suficientes?.

 

 

ESAU: ¡Claro!.  ¡Trato hecho!.

 

 

(El Diablo le da la bolsa de monedas y sale del escenario)

 

 

ESAU: ¡Que felicidad!.  ¡Todo lo que comprare con este dinero!.  Por fin podré dejar este miserable empleo (entre su ropa esconde la bolsa de monedas).

 

(Los pastores entran al escenario)

 

 

JUAN: ¡Uff,  como nos hicieron correr esos animales!.  Necesitamos todos tomar un poco de agua.

 

 

LUCIA: ¿Que haces Esaú, porque tienes esa cara?.

 

 

ESAU: ¿Qué cara?.

 

 

LUCIA: Tienes cara de asustado, como si acabaras de ver al diablo.

 

 

ESAU: Pues sí.  ¡Y que!.  ¡Si lo vi!.

 

 

SAMUEL: Si como no.   ¿Y qué te dijo?.

 

 

ESAU: Me dijo que el Mesías no existe, que eso son solo historias que la gente cuenta para no sentirse tan mal de cómo están sus vidas.  Y que ni en un millón de años nacerá alguien que nos libere de los romanos, y que los judíos siempre seremos un pueblo de esclavos.

 

 

LETICIA: ¿Por qué no puedes creer en algo mas allá de lo que pueden ver tus ojos?.

 

 

ESAU: Porque nunca mis ojos verán que un ángel baje para resolver mis problemas.  Si no trabajo en este pobre empleo de pastor, me moriría de hambre, y ustedes siempre andan pensando en cosas imposibles de realizar y en cosas del alma.  ¡Como si eso les diera de comer!.

 

 

ANA: Mejor ignoraremos tus comentarios, y vamos a disfrutar de esa maravillosa noche que nos ha regalado esa preciosa estrella.

 

 

RAQUEL: Vamos a acércanos a la fogata, ya se siente frio.

 

 

(Los pastores se sientan alrededor de una fogata)

 

 

ACTO II –  En la Ciudad de Belén

 

 

(Es de noche.  María y José entran al escenario.  Caminan buscando un lugar donde dormir.  Jose toca la puerta de una posada.  Un hombre abre la puerta)

 

 

JOSÉ: Hola buen hombre, quisiera un cuarto para mi esposa y para mí.  Venimos a Belén para ser censados.

 

 

POSADERO: No tengo nada, todos los cuartos están ocupados.  No me quite el tiempo, tengo que atender a todos mis clientes.  ¿No ve que todo está lleno?.

 

 

JOSÉ: Gracias buen hombre, que el Señor lo acompañe. (el hombre cierra la puerta).  (a María) María, caminaremos un poco más, esta posada está llena.

 

 

(José y María continúan caminando.  José toca a la puerta de otra posada. Una mujer abre la puerta)

 

 

JOSÉ: Hola, buena mujer.  Quiero rentar un cuarto.

 

 

POSADERA: ¿Que acaso no sabe leer?.  No hay cuartos.

 

 

JOSÉ: Gracias, buenas noches  (la mujer cierra la puerta)(a María) María, nuevamente está llena la posada.  Con esto del censo hay mucha gente en la ciudad, y no hay ningún cuarto disponible.

 

 

MARÍA: José, me estoy sintiendo mal.  Necesitamos encontrar un lugar pronto.   El niño está por nacer.

 

 

JOSÉ: ¡Mira!.  Allá a lo lejos se ve un establo que parece abandonado.  Vayamos hacia allá.

 

 

(José sube a María en un pequeño burro y se dirigen al establo)

 

 

MARÍA:  (mirando a su alrededor) Este lugar está bien.  Junta un poco de paja para hacer un lecho.

 

 

JOSÉ: Solo esta una pobre vaca que parece perdida.

 

 

MARÍA: No importa, pobre vaca, está sola, le haremos compañía.  El niño no tarda en nacer.

 

 

(José ayuda a María a recostarse en el suelo. El se sienta sobre unas pacas a esperar el nacimiento del niño.  El niño nace).

 

 

MARÍA: Que pequeño es.  Cubrámoslo, debe de tener mucho frío.  ¡Pobre hijo mío!.  Acaba de nacer y ya está sufriendo.

 

 

JOSÉ: Cúbrelo bien.  Mañana buscaremos un mejor lugar.  Afortunadamente nació sin ningún problema y bien de salud.

 

 

ACTO III– En el Campo en las Afueras de Belen

 

 

(Los pastores se encuentran sentados en el suelo mirando hacia el cielo.  El Ángel Gabriel entra al escenario)

 

 

ANA: ¡Algo pasa, la estrella brilla más que nunca,  y ha iluminado ese establo abandonado que está cerca de aquí!.

 

 

LUCIA: ¡Miren!.  ¡Algo se acerca!.

 

 

JUAN: ¡Parece algo que vuela!.

 

 

RAQUEL: ¿Será un ángel?.

 

 

ESAU: ¡Otra vez volvemos a lo mismo!.

 

 

SAMUEL: ¡Es un ángel!.

 

 

ANA: ¡Oh, qué hermoso es.   ¡Todo lleno de luz!.

 

 

(El escenario se ilumina.  Los pastores tratan de correr)

 

 

ÁNGEL GABRIEL: Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.  No teman.  No huyan.  Les tengo una buena noticia que traerá alegría para todo el pueblo.

 

 

JUAN: ¿Cuál es esa buena noticia?.

 

 

ÁNGEL GABRIEL: Que ha nacido el Salvador del Mundo.  El Rey de Reyes.  El Hijo de Dios.

 

 

ESAU: ¡Si como no!.  Si es verdad lo que dices, danos una señal para encontrarlo e ir a adorarlo.

 

 

ÁNGEL GABRIEL: Sigan esa estrella grande y luminosa, y ahí encontraran al Niño envuelto en pañales y descansando en un pesebre en compañía de sus padres, una vaca, y un pequeño burrito.

 

 

SAMUEL: Vamos a buscarlo, y vayamos a adorar al Niño Dios que ha nacido ya.

 

 

(Los pastores caminan siguiendo la luz.  Llegan al establo en donde esta un Ángel)

 

 

RAQUEL: ¡Aquí es!.  ¡Entremos!.

 

 

(Los pastores entran y se acercan a donde  está el niño recostado.  María y José están a su lado)

 

 

LUCIA: ¡Que hermoso es!.

 

 

(Todos los pastores se arrodillan a adorar al niño)

 

 

ESAU: Perdóname, oh pequeño niño, por no haber creído en ti.  Perdóname por mi ceguera y por haberme dejado influenciar por el diablo (mete las manos en su ropa y no están las monedas).  ¡Oh, gracias Dios por haberme salvado!.

 

 

(El diablo pasa por detrás del pesebre)

 

 

DIABLO: ¡Ya tendré otra oportunidad de tentar a los hombres!.  ¡Este pequeño niño nunca me vencerá!. (sale del escenario)

 

 

ÁNGEL GABRIEL: El niño Jesús ha venido a salvar a pobres y a ricos, a  creyentes y no creyentes, a judíos y no judíos, y será el faro de luz que guíe a los hombres hasta el final de los tiempos.   ¡Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad!

 

 

FIN

 

 

AUTOR:   K I D S I N C O

 

Obras Relacionadas:

Scrooge – Un Cuento de Navidad

Presionar Aqui para leer mas obras de Kidsinco en Espanol

Presionar Aquí para Leer obras de Kidsinco en Ingles


 

¡Gracias por visitar Kidsinco Free Playscripts for Kids!

Tags: , , , , , , , ,



Comments are closed.