La Caperucita Roja

Posted By Kidsinco
Categorized Under: 06 characters, Playscripts
Comments Off on La Caperucita Roja

 Click here to read this playscript in English: LITTLE RED RIDING HOOD

Este guion “LA CAPERUCITA ROJA” ni ningun otro guion publicado en este sitio web Kidsinco.com esta a la venta, y no  deberan republicarse totalmente o parcialmente  en ningun otro sitio web, blog, o foro.   Si desea compartirlos, le agradeceríamos colocara un vinculo/liga/link hacia nuestro sitio web: Kidsinco.com

 

 

Favor de leer nuestras  Condiciones de Uso

 

 

 

LA CAPERUCITA ROJA

 

PERSONAJES:

 NARRADOR

 CAPERUCITA ROJA

 MAMA

 LOBO

 ABUELITA

 LEÑADOR

 

GUION:

 

NARRADOR: Había una vez una hermosa niña que vivía con su mama en un pueblito cerca del bosque.  Un día su mama le hizo una bonita capa con capucha de terciopelo rojo, y por esa razón todos en el pueblo la llamaban Caperucita Roja.

 

MAMA: Querida hijita.  Tu abuelita está muy enferma.  Quiero que vayas a su casa y le lleves esta canasta con pan, mermelada, y frutas.

 

CAPERUCITA ROJA: Si, mama.

 

MAMA:  Debes tener mucho cuidado.  No te salgas del camino y no te detengas en el bosque por ningún motivo.  ¡Y recuerda que no debes hablar con extraños!.

 

CAPERUCITA ROJA: Si, mama, hare lo que tú dices.

 

NARRADOR:  Caperucita Roja camino por el bosque cantando alegremente.  De pronto, vio unas hermosas flores de todos colores, y se detuvo para admirarlas.

 

CAPERUCITA ROJA:  ¡Oh, que flores tan bonitas!.  Cortare algunas y se las llevare a mi abuelita. ¡Ella estará muy contenta!.

 

NARRADOR: Coloco la pequeña canasta en el suelo para recoger la flores, y repentinamente se le acercó un gran lobo.

 

LOBO: ¡Buenos días, pequeña niña!.

 

CAPERUCITA ROJA: Buenos días, señor lobo.

 

LOBO:  ¿Cómo te llamas?.

 

CAPERUCITA ROJA:  Todos me dicen Caperucita Roja.

 

LOBO: ¿A dónde vas tan temprano Caperucita Roja?.

 

CAPERUCITA ROJA: Voy a casa de mi abuelita a llevarle esta canasta con pan, mermelada, y frutas que mi madre le ha preparado. ¡Ella ha estado muy enferma!.

 

LOBO:  ¡Todo se ve delicioso!.  Veo que también le llevas unas lindas flores.

 

CAPERUCITA ROJA:  Si.  Estoy segura de que a mi abuelita le encantaran.

 

LOBO:   Si yo estuviera enfermo a mí también me gustaría que alguien me trajera flores.  ¿Tu abuelita vive cerca de aquí?.

 

CAPERUCITA ROJA:  No, señor lobo.  Ella vive al final del bosque en una casita que tiene una puerta blanca.

 

LOBO:  ¡Qué bien!.  Adiós, Caperucita Roja, se me está haciendo tarde.  Espero que tu abuelita se mejore pronto. 

 

 

CAPERUCITA ROJA:  ¡Gracias!.

 

LOBO:  Te aconsejo que siguas ese camino de la izquierda.  ¡Por allí encontraras flores más hermosas, y también llegaras más rápido a su casa!.

 

CAPERUCITA ROJA: ¡Eso hare!.

 

LOBO: ¡Adiós!.

 

NARRADOR: Caperucita siguió el camino equivocado y continuo cortando flores, desobedeciendo a su mama, quien le había dicho que no se detuviera en el bosque por ningún motivo.  Mientras tanto, el lobo tocaba a la puerta de la casa de la abuelita de Caperucita. 

 

ABUELITA: ¿Quién es?.

 

LOBO: Soy yo abuelita, Caperucita Roja.  Te traje una canasta con pan, mermelada, y frutas.  ¿Puedo pasar?.

 

ABUELITA:  Entra pequeña, solo empuja la puerta.  Estoy muy enferma y no puedo levantarme para ir a abrirte.

 

NARRADOR:  El lobo entro a la casa, y encontró a la anciana recostada en su cama. Rápidamente  se abalanzo de un salto sobre ella y se la comió de un solo bocado. Después se dirigió al armario y se puso un camisón y una gorra de dormir, se metió a la cama y espero a que llegara la niña.  Algunos minutos después, Caperucita llego, y toco a la puerta.

 

LOBO: ¿Quién es?.

 

CAPERUCITA ROJA:  Soy yo abuelita, Caperucita Roja.  Vine a traerte una canasta con pan, mermelada, y frutas.

 

LOBO:  Entra pequeña, solo empuja la puerta. Estoy muy enferma y no puedo levantarme para ir a abrirte.

 

NARRADOR: Caperucita entro a la casa, y se fue directamente a la recamara de su abuelita, y allí encontró al lobo recostado en la cama.

 

LOBO:  Entra querida, cierra la puerta, y acércate a mí. 

 

CAPERUCITA ROJA: Mi mama te envía esta canasta con comida, y yo corte estas flores en el bosque para ti.  ¡Espero que ya te sientas mejor!.

 

LOBO:  Mucho mejor, mi querida nietecita, sobre todo ahora que ya estas aquí.  Deja esa canasta sobre la cama, y siéntate porque debes estar muy cansada de tanto caminar.

 

NARRADOR: Caperucita dejo la canasta sobre la cama, se sentó, y miro fijamente a su abuelita.

 

CAPERUCITA ROJA:  Abuelita, te ves distinta y tu voz se escucha muy ronca.

 

LOBO:  La enfermedad ha inflamado mi cara, y mi voz esta ronca de tanto toser.

 

CAPERUCITA ROJA:  ¡Pobrecita de ti, abuelita!.  ¿Pero por qué tienes los brazos tan largos?.

 

LOBO: Son para abrazarte mejor, querida.

 

CAPERUCITA ROJA: Oh, Abuelita.  ¡Qué piernas tan grandes tienes!. 

 

LOBO: Son para correr mejor, querida.

 

CAPERUCITA ROJA: Oh, abuelita.  ¡Que orejas tan grandes tienes!.

 

LOBO: Son para escucharte mejor, querida.

 

CAPERUCITA ROJA: Oh, abuelita.  ¡Que ojos tan grandes tienes!.

 

LOBO: Son para verte mejor, querida.

 

CAPERUCITA ROJA: Abuelita, ¿por qué tiene esos dientes tan filosos y esa boca tan grande?.

 

LOBO:  ¡Porque son…. para comerte mejor, querida!.  Ja, ja, ja, ja.

 

NARRADOR:  El lobo salto de la cama y se comió a Caperucita Roja de un solo bocado, lo mismo que había hecho con su abuelita.  Después, como estaba tan lleno, se echó a dormir y empezó a roncar.  Mientras tanto, un leñador que pasaba por la casa, vio la puerta abierta, y como sabía que la viejecita no se sentía bien, decidió entrar.

 

LEÑADOR: Se escucha un ruido muy extraño que viene de la recamara. 

 

NARRADOR:  El leñador abrió la puerta de la recamara, y encontró al lobo dormido plácidamente.

 

LEÑADOR: El lobo está dormido, y se ve tan gordo.  ¡Este terrible animal se ha comido a la ancianita!.

 

NARRADOR: Entonces, tomo al lobo del cuello, lo sacudió fuertemente, e hizo que arrojara por la boca a la abuelita y a Caperucita Roja. 

 

CAPERUCITA ROJA:  ¡Muchas gracias por rescatarnos, señor leñador!.

 

NARRADOR:  Caperucita Roja al ver al lobo, lo reconoció, y furiosa le dijo.

 

CAPERUCITA ROJA: Tú eres el lobo que vi en el bosque.  ¡Me engañaste!.  Yo te dije donde vivía mi abuelita, y viniste aquí solo para comernos.

 

LEÑADOR:  Ya nunca deberán preocuparse.  ¡Me llevare al lobo lejos de aquí y le daré su merecido!.

 

NARRADOR:  El leñador y el lobo salieron de la casa.  Después, Caperucita y su abuelita se sentaron a la mesa a disfrutar de la deliciosa comida que estaba en la canasta.

 

ABUELITA:  ¡Ya me siento mucho mejor!.  Esto que sucedió ha sido una lección para ti, Caperucita.  ¡Nunca debe confiar en extraños!. Ahora debes irte, para que llegues a tu casa antes del anochecer.

 

CAPERUCITA ROJA: Adiós abuelita, y te prometo que no hablare con ningún desconocido que me encuentre en el camino, y siempre obedeceré a mi mama.

 

NARRADOR:  Caperucita abrazo a su abuelita, y se fue a su casa cantando alegremente sabiendo que nunca más volvería a ver al lobo feroz.

 

FIN

 

Autor: Hermanos Grimm – 1812

 

Adaptado por: K I D S I N CO

 

 

Moraleja:  Los niños deben obedecer a sus padres, y nunca deben hablar con personas desconocidas, ya que hasta una persona desconocida muy amigable puedes tener malas intensiones.

 

 

Guiones relacionados de Kidsinco:  

Caperucita Roja

Soy Inocente

Los Tres Cerditos en Fantasilandia

 

 

 

Presionar aqui para leer mas guiones de Kidsinco en Español

 

Presionar aqui para leer guiones de Kidsinco en Ingles

 

 

 

¡Gracias por visitar Kidsinco Free Playscripts for Kids!