La Liebre con Muchos Amigos

Posted By Kidsinco
Categorized Under: 07 characters, Playscripts
Comments Off on La Liebre con Muchos Amigos

Presionar aqui para leer este guion en Ingles: THE HARE WITH MANY FRIENDS

 

Este guion “ LA LIEBRE CON MUCHOS AMIGOS” ni ningun otro guion publicado en este sitio web esta a la venta, y no  deberan republicarse totalmente o parcialmente  en ningun otro sitio web, blog, o foro.   Si desea compartirlos, le agradeceríamos colocara un vinculo/liga/link hacia nuestro sitio web: Kidsinco.com

 

Favor de leer nuestras  Condiciones de Uso

 

 

LA LIEBRE CON MUCHOS AMIGOS

 

 

 

PERSONAJES:

LIEBRE

CABALLO

TORO

CABRA

VACA

OSO

HIJA

 

 

GUION:

 

 

ACTO 1 – En Casa de la Liebre

 

 

(Los animales se encuentran reunidos en casa de la Liebre celebrando su cumpleaños. Todos están sentados alrededor de la mesa.  Hay un gran pastel de cumpleaños con algunas velas encendidas. La Liebre se encuentra frente al pastel)

 

 

CABALLO, TORO, CABRA, VACA, OSO:  (cantando) ¡Estas son las mañanitas que cantaba el Rey David, a la liebre mas bonita se la cantamos aquí!

 

CABALLO Y TORO:  ¡Que le sople!. ¡Que le sople!.

 

(La Liebre le sopla a las velas y las apaga todas)

 

 

CABALLO, TORO, CABRA, VACA, OSO:  (aplaudiendo) ¡Bravo!.  ¡Queremos pastel, pastel, pastel!. 

 

LIEBRE:  (corta el pastel y le da una rebanada a cada uno de los animales) Gracias amigos por estar conmigo para celebrar un año mas de vida.

 

(Todos empiezan a comer el pastel)

 

 

CABALLO: Eres la mejor de las amigas, por eso estamos aquí contigo.

 

TORO:  ¡Claro que si, como tu no hay otra!.

 

CABRA:  Yo disfruto mucho cuando vengo a tomar un café y platicamos por horas y horas.

 

VACA:  Y a mi me encanta el pastel de zanahoria que me haces cada domingo.  ¡Mi esposo dice que esta delicioso!.

 

OSO: Tu siempre me has ayudado cuando te he necesitado.  ¡Te mereces el trofeo de la Mejor Amiga del Año!.

 

CABALLO, TORO, CABRA, VACA, OSO:  (aplaudiendo) ¡Siiii!.

 

LIEBRE:  Ustedes saben que yo los quiero.  Ustedes no son mis amigos, son mi familia, y siempre están en mi corazón.

 

CABALLO:  Eres muy linda.  ¡Gracias!.

 

(Se escucha el ruido de la lluvia y de los truenos.  Todos se levantan)

 

 

TORO:  ¡Vamos!.

 

CABRA:  Recuerden que el rio se inunda y no podremos cruzarlo para llegar a nuestros hogares.

 

LIEBRE:  Si amigos, váyanse con cuidado.  ¡Gracias por venir!.

 

CABALLO, TORO, CABRA, VACA, OSO:  ¡Adios amiga!.

 

VACA:  ¡Que sigas disfrutando tu dia!.

 

OSO:  ¡Y que todos tus sueños se hagan realidad, amiguita!.

 

(El Caballo, el Toro, el Cabra, la Vaca, y el Oso salen del escenario)

 

LIEBRE:  Un verdadero amigo es tan difícil de encontrar.  Ellos significan mucho para mi y estoy muy feliz de contar con ellos.

 

ACTO 2 – EN EL BOSQUE

 

LIEBRE: (saltando) Estoy feliz de ir a visitar a mi hija. Dijo que iba a preparar mi comida favorita (Se detiene repentinamente) ¡Ay!.  (Se sienta, toma una de sus patas y la observa) ¡Es una espina!.  (trata de sacarla) ¡No puedo!. Afortunadamente tengo muy buenos amigos, les dire que me ayuden y me lleven a casa de mi hija porque no puedo caminar.  (Se levanta)  Ire a buscarlos, espero no lastimarme mas mi patita. (Camina despacio por el bosque y encuentra al Caballo) ¡Buenos días amigo!.

 

CABALLO:  ¡Hola hermosa!.  Me da gusto que hayas venido a visitarme.

 

LIEBRE:  Iba a visitar a mi hija la mas pequeña, pero en el camino me enterre una espina en una pata y no puedo caminar.  ¿Podrias llevarme, por favor?.

 

CABALLO:  Me gustaría mucho, pero no puedo porque tengo mucho terreno que arar, y si no lo hago se me terminaría el pasto y mi familia y yo nos quedarímos sin comer.

 

LIEBRE:  Esta bien.

 

CABALLO:  No te enojes conmigo.  ¡De verdad no puedo!.

 

LIEBRE: No te preocupes. 

 

CABALLO:  Busca al toro, estoy seguro de que el podrá llevarte sobre su lomo.

 

LIEBRE:  Ojala asi sea.  ¡Adios!. (continua caminando y se encuentra al Toro) ¡Querido amigo!.  Me da tanto gusto encontrarte.  ¡Me duele mucho mi pata!.

 

TORO:  ¡Hola!.  ¿Por qué te duele?.  ¿Te la torciste?.

 

LIEBRE:  No.  Iba a casa de mi hija y me enterre una espina y no puedo caminar.  Si me subo sobre tu lomo, tu podrías llevarme a visitarla.

 

TORO: Ay amiga, has venido en un mal momento.

 

LIBRE: ¿Por qué?. 

 

TORO:  Estoy esperando al cartero.  Tengo todo el dia aquí sentado esperando una carta de mi madrina, y muy seguramente llegara en el momento que me vaya.  ¿Si me comprendes verdad?.

 

LIEBRE:  Si, no te preocupes.  (triste) Hasta luego (Continua caminando y se encuentra a la Cabra) ¡Querida Cabra estoy contenta de verte!.

 

CABRA:  (abraza a la Liebre) ¡Yo también amiguis!. 

 

LIEBRE:  Iba a visitar a mi hija, pero me enterre una espina en mi pata.

 

CABRA:  Ay, pobre de ti.  ¿Y te duele mucho?.

 

LIEBRE:  ¡Si!  No puedo caminar.

 

CABRA:  ¡Pues no vayas!.  Regresate a tu casa y acuestaste a descansar. 

 

LIEBRE:  Hace mucho que no la veo.  ¿Podrias llevarme a verla?.

 

CABRA:  Ay, cuanto lo siento querida pero tengo que cuidar a mi hermanita, si no lo hago, se escapa hacia el bosque y se pierde.

 

LIEBRE: Tienes razón. 

 

CABRA: Pero si necesita otra cosa me dices.

 

LIEBRE:  Gracias.

 

CABRA:  ¡Adios!.

 

(La Liebre continua caminando y se encuentra a la Vaca)

 

VACA:  (abraza a la Liebre) Ay amiga, ya supe lo que te paso.

 

LIEBRE:  Estoy muy triste.

 

VACA:  Me imagino, pero ya no pienses que te duele tu patita.  Tu sigue caminando y pronto llegaras a la casa de tu hija.

 

LIEBRE:  ¿Si verdad?.

 

VACA:  Si amiga.  Ademas caminar es un buen ejercicio.

 

LIEBRE:  Pense que tu podrías llevarme.

 

VACA:  No puedo hermosa.  Tengo que ir a darle de comer a mi becerrito.

 

LIEBRE:  Bueno, ya será en otra ocasión.

 

VACA:   ¡Adios!. 

 

LIEBRE:  (Continua caminando y se encuentra al Oso que esta dormido debajo de un árbol).  ¡Oso!.  ¡Oso!  ¡Despiertate!.

 

 

OSO:  (abre los ojos)  Quien se atreve a despertarme.

 

LIEBRE:  Soy yo, tu amiga la liebre.

 

OSO:  Ah, hola linda.  ¿Qué haces tan lejos de tu casa?.

 

LIEBRE:  Iba a visitar a mi hija, pero en el camino me enterre una espina en mi pata y no puedo caminar.

 

OSO:  Cuanto lo siento.

 

LIEBRE:  Estaba pensando si tu podrías cargarme y llevarme a su casa.  No vive muy lejos de aquí, estoy segura de que en diez minutos llegaremos.

 

OSO:  Ay, amiga.  Ayer comi demasiada miel, y tanta azúcar me marea y me da sueño.  Por eso me encontraste dormido.

 

LIEBRE:  (triste)  Bueno, no te preocupes y continua durmiendo.

 

OSO:  Gracias amiga.  (cierra los ojos)

 

 

(La Liebre continua caminando y llega a casa de su hija.  Su hija esta afuera de su casa sentada en una mecedora, al verla se le acerca y la abraza)

 

 

HIJA: ¡Mamita!.

 

LIEBRE:  ¡Ay hija mia, si supieras lo que me ha pasado!.

 

HIJA:   Ven siéntate, y dime lo que te paso.

 

LIEBRE:  (se sienta en la mecedora) Cuando venia por el bosque me enterre una espina en la pata, y no podía caminar.  Pense que algunos de mis amigos podrían traerme, pero ninguno pudo ayudarme.

 

HIJA:  Pobre de ti.  ¡Tuviste que caminar tanto!.

 

LIEBRE:  Asi es, pero al menos hoy he descubierto una triste verdad, y quiero compartirla contigo.

 

HIJA:  ¿Qué verdad?.

 

LIEBRE:  Si algún dia quieres saber qué clase de amigos tienes, pideles un favor.  ¡Entonces lo vas a saber!.   (Se levanta) Ahora, vamos adentro para que me quites la espina, y después comeré esa rica comida que preparaste.

 

(La Liebre y la Hija entran a la casa)

 

FIN

 

Adaptado por: K I D S I N C O basado en una Fabula de Esopo

 

Moraleja:  Aquel que tiene muchos amigos, no tiene amigos.  Un verdadero amigo, es mejor que muchos amigos falsos.

 

Presionar aqui para leer guiones de Kidsinco en Ingles

 

 

Presionar aqui para leer guiones de Kidsinco en Español

 

¡Gracias por visitar Kidsinco Free Playscripts for Kids!

LA LIEBRE Y SUS AMIGOS

Cierta señora liebre,

De corazón sencillo,

Tan sólo se afanaba

Por grangear amigos.

Criada allá en los bosques,

No había conocido

Que era una fruta escasa

En el presente siglo.

Si pasaba un conejo,

Le salía al camino,

Y afable y cariñosa

Decíale: primito:

Junto a mi madriguera

Hay un hermoso sitio

Lleno de fresca yerba:

Vente a almorzar conmigo,

Y allá murmuraremos

Del mundo y sus delirios.

Si veía algún potro

En el prado vecino,

Iba allá, y le decía:

-Vmd., según he visto,

Se ve muy fatigado,

Y aun de la sed rendido;

Pero si le placiere,

Al instante me obligo

A llevarle a un arroyo

Muy manso y cristalino.

En fin, por no cansarnos,

El cumplimiento mismo

Usaba con los gamos,

Carneros y novillos,

De cada cual queriendo

Hacer un fiel amigo.

Un día, pues, dormía

Mi buen animalito,

Cuando del ronco cuerno

Despiértala el sonido,

Y vese cuatro galgos

Muy cerca de aquel sitio

Aguzando a porfía

Sus feroces colmillos.

Ira de Dios, ¡cuál corre

Por cerros y por trigos!

¡Qué vueltas y revueltas!

¡Qué saltos, y qué brincos

Por burlar a los galgos

Que la acosan unidos!

Hasta que, algo apurada,

Repara si en su auxilio

Se le aparece alguno

De sus muchos amigos;

Y descubrió, en efecto,

A cierto conejito

Que, cual si fuera hermano,

Trataba de continuo:

Llégase allá, y le dice:

-Corriendo, amigo mío,

Sálvame en tu huronera

De tan grave peligro,

Pues en mi alcance llegan

Mis fieros enemigos.

-¡Cuánto siento tu pena!

La respondió tranquilo;

Pero de modo alguno

Darte podré ese alivio,

Pues de parir acaba

En este instante mismo

Mi esposa, y el albergue

Ocupa con sus hijos:

En otro lance cuenta con mi infeliz asilo.

Parte mi pobre liebre

Con tan gentil cumplido,

Y a pocos pasos halla

Cierto señor novillo,

A quien en mil urgencias

Había socorrido;

Y postrada, le ruega

Que detenga un poquito

A los feroces galgos,

Mientras con tal arbitrio

En salvo se ponía.

-Con cuánto regocijo

Te serviría, dice,

Si no oyese el bramido

Con que me está llamando

Desde aquel bosque umbrío

Mi querida becerra;

Y no será bien visto

Que de enojarla trate

Por darte a ti mi auxilio.

Fuese, y dejó a mi liebre

Como el adagio dijo,

con un palmo de orejas

Y dos varas de hocico.

De modo que, cansada,

Y en el peligro mismo,

De un gamo con diez cuernos

A guarecerse vino;

Pero sí: a la otra puerta;

Pues no bien hubo oído

Que hay galgos en la costa,

Dejándose de ruidos,

-Ahí te quedan las llaves,

Dice, que yo las lío

A salvar mi pellejo.

Pues y ahora, ¿qué arbitrio

Cuando los galgos lleguen?

Sólo el darse a partido,

Como lo hizo mi liebre

A los señores míos;

Conociendo, aunque tarde.