Soy Inocente

Posted By Kidsinco
Categorized Under: 04 characters, Playscripts
Comments Off on Soy Inocente

 BRUJAS

TÍTULO DE LA  OBRA.         CAPERUCITA  Y  EL  LOBO.        Técnica    .  IREFLÓN-

Irene Aguirre  Arista.Licenciada en  lengua  y  litratura españolas, egresada  de la      Escuela Normal  Superior  de  Coahuila.   Poeta,  cantautora   y  creadora   de  una  técnica  plástica    original    que   llama   Ireflón.

Su  trabajo le  ha  valido  ser  considerada  por  el  Instituto  Coahuilense  de cultura  ICOCULT      como  una  de  los  cien  representantes  de  la  plástica  de  Coahuila.

 

Este dibujo fue enviado a Kidsinco por la Sra. Irene Aguirre Arista y tiene Derecho de Autor, por lo que no puede republicarse en ningun otro sitio web, blog, o foro sin el permiso escrito de la autora.

 

 

Este guion “SOY INOCENTE ” ni ningun otro guion publicado en este sitio web Kidsinco.com esta a la venta, y no  deberan republicarse totalmente o parcialmente  en ningun otro sitio web, blog, o foro.   Si desea compartirlos, le agradeceríamos colocara un vinculo/liga/link hacia nuestro sitio web: Kidsinco.com

 

 

Favor de leer nuestras  Condiciones de Uso

 

 

 

©     SOY INOCENTE

 

PERSONAJES:

LOBO

HOMBRE

CAPERUCITA ROJA

ABUELA

 

GUION:

 

ESCENA I – EN EL BOSQUE

 

 

(El Lobo está escondido detrás de un árbol en el bosque.  El Hombre va caminando por el bosque)

 

LOBO:  ¡Psst… psst… oye, tú!.

 

(El Hombre se detiene, ve hacia los lados hasta que ve al Lobo y se le acerca)

 

HOMBRE: ¿Me hablas a mí?.

 

LOBO: ¡Si, a ti!.  ¿La viste?.

 

HOMBRE:  ¿A quién?.

 

LOBO: Ya sabes, a esa niña, la de la capucha roja y que lleva una canasta.

 

HOMBRE: No he visto a nadie.

 

LOBO:  ¿Estas seguro?.  ¿Crees que ya puedo salir de mi escondite?.

 

HOMBRE:  (mirando hacia los lados) Claro, no hay nadie por aquí cerca.

 

LOBO: Que bueno.

 

 

(El Lobo sale de detrás del árbol)

 

HOMBRE: ¿Por qué tienes tanto miedo?.

 

LOBO: Es una larga historia.

 

HOMBRE: Tengo tiempo.   Ven, vamos a sentarnos y dime que es lo que te preocupa.

 

(Se sientan debajo de un árbol)

 

HOMBRE:  ¿Quieres tomar agua?.

 

LOBO: No, gracias.

 

(El Hombre saca una botella de agua de una bolsa y empieza a tomarla)

 

HOMBRE: Cuéntame por que te ves tan aterrorizado.

 

LOBO: ¿Ves este lugar?.

 

HOMBRE: Si, es muy bonito.

 

LOBO:  ¡Este bosque era mi hogar!.  Yo vivía aquí.  Me gustaba mucho, y siempre trataba de mantenerlo limpio.

 

HOMBRE:  ¡Que bueno!.

 

LOBO:  Bueno, un hermoso día, mientras yo estaba recogiendo la basura que dejaron unos niños, escuche  que alguien se acercaba.

 

HOMBRE: ¿Y qué paso?.

 

LOBO: Me escondí detrás de un árbol.  Después vi a una niña que parecía un ángel.  Traía puesto un lindo vestido y una capucha roja.  Yo creo que ella no quería que nadie la viera.

 

HOMBRE:  ¿Por qué dices eso?.

 

LOBO:  Porque se cubría la cabeza.  Pero bueno, ella parecía que era una niña feliz.

 

HOMBRE: ¿Quieres decir que no era feliz?.

 

LOBO: Déjame terminar de hablar.

 

HOMBRE: Bien, continúa.

 

LOBO: Como te lo dije antes, este era mi hogar, y siempre trate de mantenerlo bonito y limpio.  También cuide los arboles, y hasta las flores.  ¡Ah, mis hermosas flores!.

 

HOMBRE:  ¿Y luego?.

 

LOBO:  ¿Sabes lo que hizo?.  ¡Corto mis flores, y se las llevo!.  No podía creerlo cuando la vi colocando mis flores, porque eran mis flores, en una canasta.

 

HOMBRE: Debes haberte sentido terrible.

 

LOBO:  ¡Por supuesto que sí!.  Ella no tenía permiso para cortar las flores porque no le pertenecían.  

 

HOMBRE:  Las flores tampoco eran tuyas.

 

LOBO: ¡Este era mi bosque, y mis flores!.

 

HOMBRE: Si tu lo dices.  ¿Y qué hiciste?.

 

LOBO:  Naturalmente que tuve que investigar.  Le pregunte quien era, de donde vino, y a donde iba. 

 

HOMBRE: ¿Para qué?.

 

LOBO: ¡Porque si!.

 

HOMBRE:  ¿Y qué te dijo?.

 

LOBO: No dijo nada.  Solo empezó a cantar y a bailar.  ¡Se veía tan ridícula, saltando por todas partes!.

 

HOMBRE: ¿Y luego?.

 

LOBO: Tenía que saber todo acerca de ella.

 

HOMBRE:  No se por qué eso era tan importante para ti.  ¡Dímelo!.

 

LOBO:  Finalmente me dijo que iba a ver a su abuela.  Entonces le pregunte por las flores, y dijo que su abuela estaba enferma y que le llevaba flores para que se sintiera mejor.  Al principio pensé que estaba diciendo la verdad, después de todo, parecía una niña muy buena, pero después hizo algo que no podía creer.

 

HOMBRE: ¿Que hizo?.

 

LOBO:  Ella vio una ardillita arriba de aquel árbol, tomo una piedra del suelo, y se la lanzo al indefenso animalito.  ¡Yo estaba muy enojado!.  ¡Aquí es donde viven los animales!. ¡Este es su hogar!.  ¿Lo entiendes, verdad?.

 

HOMBRE:  Si, veo que también te preocupan mucho los animales.

 

LOBO: Por eso decidí enseñarle una lección, me refiero, a que ella no puede venir a mi bosque y cortar las flores, y maltratar a los animales que viven aquí.  Así que tan pronto se fue, yo fui a ver a su abuela para decirle lo que había hecho su nieta.

 

HOMBRE:  Pienso que eso no era necesario.  ¿Por qué no le dijiste que lo que hacía estaba mal?.

 

LOBO:  ¡No!.   Ella no lo entendería.  Tú no la viste, tú no estabas en mis zapatos.

 

HOMBRE: Tú no usas zapatos.

 

LOBO: Ese día yo traía puestos mis zapatos favoritos, los que mi….

 

(El Hombe interrumpe al Lobo)

 

HOMBRE: ¿Que paso después?.  ¿De verdad fuiste a ver a su abuela?.

 

LOBO: ¡Claro que sí!.

 

HOMBRE: ¡Pero cómo pudiste!.

 

LOBO:  ¡Digo, alguien tenía que decirle lo de su nieta!.

 

HOMBRE: ¿Que fue lo que le dijiste?.

 

LOBO:  Le dije acerca de las flores y del animalito, y ella estuvo de acuerdo conmigo.  Su nieta necesitaba una verdadera lección, así que hicimos un plan.  Ella dijo que iba a esconderse en el armario, luego me dijo que yo me pusiera su ropa, de abuelita, porque íbamos a asustarla.

 

HOMBRE: Por lo que dices, no creo que ella sea el tipo de muchacha que se asusta fácilmente.

 

LOBO:  Tienes razón.  Tan pronto ella entro al cuarto, me insulto.  Al principio trate de ser amable, pero después dijo que yo tenía las orejas muy grandes.  Dime, como te sentirías tú si alguien te dijera que tienes las orejas muy grandes.

 

HOMBRE:  Pero es verdad, tienes las orejas muy grandes.

 

LOBO:  De todas maneras, le dije que yo podía oírla mejor con mis grandes orejas. Después dijo que mis ojos eran muy grandes, así que le dije que yo podía verla mejor con mis grandes ojos.  Pero lo que realmente me hizo enojar, fue cuando me dijo que yo tenía los dientes muy grandes.

 

HOMBRE: Pienso que no tenias porque enojarte.  ¡Ella era solo una niña inocente!. 

 

LOBO:  Es porque tu no me conoces.  No me gusta tener los dientes grandes, hasta fui con el dentista pero no pudo hacer nada para arreglarlos.  ¡Tengo los dientes muy feos!.  Entonces ya no pude controlarme, salí de la cama y le dije que me la iba a comer con mis horribles dientes.

 

HOMBRE: ¡Pero no era verdad!.

 

LOBO: Claro que no.  ¡Estaba enojado!.  La perseguí por todo el cuarto, y ella empezó a gritar, y gritar, y gritar. 

 

HOMBRE:  Me imagino cómo te sentías.  Primero las flores y la ardilla, después tus orejas, luego tus ojos, y finalmente tus dientes.

 

LOBO: ¡Así es!.  Yo estaba muy molesto, así que trate de tranquilizarla, pero entre mas lo intentaba, mas gritaba.  Repentinamente, la puerta se abrió, y un leñador entro con una gran hacha.

 

HOMBRE: ¡Oh, debiste haber tenido mucho miedo!.

 

LOBO:  Si, mucho.  Así que me escape por la ventana.  Y ahora todos piensan que yo soy el lobo malo, pero eso no es verdad.  ¡Ella fue la que empezó todo!.

 

HOMBRE: Lo sé, y te creo.

 

(Escuchan a alguien cantando)

 

LOBO: ¿Escuchaste eso?.

 

HOMBRE: Si.  Es la voz de una niña.

 

(Escuchan pasos que se acercan)

 

LOBO: ¡Es ella!. Oh, nunca olvidare esa canción.  Es la misma que cantaba ese día. 

 

(El Lobo se levanta y se esconde detrás de un árbol)

 

HOMBRE: Espera. ¿Por qué te escondes?.

 

LOBO: ¡Aléjate de ella!.  Es el único consejo que puedo darte…Ella…

 

(Caperucita Roja se acerca)

 

CAPERUCITA ROJA: (al Hombre)  ¿Lo encontraste?.

 

(El Hombre agarra al lobo por la fuerza.  El Lobo se sorprende)

 

LOBO: ¿Que pasa?.

 

HOMBRE: Te estábamos buscando.

 

LOBO: ¿Me estaban buscando?.  ¡Ahora que lo recuerdo…tú eres el leñador!.

 

HOMBRE: Ja, ja, ja, ja.  ¡Así es!.

 

(La Abuela se acerca)

 

HOMBRE:  (a la Abuela) ¿Lo reconoce?.   ¿Es el lobo que fue a su casa y la encerró en el armario, y que después trato de comerse a su nieta?.

 

ABUELA: ¡Si señor, es el!.

 

HOMBRE: ¡Tú vienes con nosotros!.

 

(El Hombre amarra al lobo y empiezan a caminar)

 

LOBO: ¿A dónde me llevan?.

 

HOMBRE: No te preocupes, estarás encerrado en un lugar seguro.

 

LOBO:  (gritando) ¡No!.  ¡No!.  ¡Yo te estaba diciendo la verdad!.  ¡Tienes que creerme!.  ¡Soy inocente!.  ¡Soy inocente!.

 

(Todos salen del escenario)

 

Escena II –  En la Cueva del Lobo

 

(Suena la alarma del reloj.  El Lobo se despierta)

 

LOBO: Ay que terrible pesadilla.  ¡Ya no debo de ver películas de terror antes de irme a dormir!.

 

(El Lobo apaga la alarma y vuelve a dormirse)

 

FIN

 

Autor:  K I D S I N C O

 

Presionar aquí para leer mas obras de Kidsinco en Español.

 

 

 

¡Gracias por visitar Kidsinco Free Playscripts for Kids!