El Anillo del Rey

Posted By Kidsinco
Categorized Under: 15 characters, Playscripts
Comments (0)

Click here to read this script in English:  The King’s Ring

 

 

Click here to read  Kidsinco Complete List of Playscripts in English

 

 

Este guion “EL ANILLO DEL REY” ni ningun otro guion publicado aqui esta a la venta, y no  deberan republicarse totalmente o parcialmente  en ningun otro sitio web, blog, o foro.   Si desea compartir nuestros  guiones, le agradeceríamos colocara un link hacia nuestra pagina web: kidsinco.com

 

 

Favor de leer nuestras  Condiciones de Uso

 

 

EL ANILLO DEL REY

 

PERSONAJES:

NARRADOR

REY

CONSEJERO 1

CONSEJERO 2

SIRVIENTE

SOLDADOS DEL REY

SOLDADOS ENEMIGOS

MULTITUD

 

 

GUION:

 

NARRADOR: Habia una vez un rey que necesitaba que sus consejeros le hicieran un favor muy especial, así que un día les dijo.  

 

REY:  ¿Ven este hermoso anillo?.

 

CONSEJERO 1 Y 2:  Si, su majestad.

 

REY:   Este anillo fue hecho especialmente para mí.  Como pueden ustedes ver, tiene incrustados hermosos diamantes, extraordinarios rubíes, y radiantes zafiros, por lo que lo considero un tesoro. 

 

CONSEJERO 1:  ¡Y lo es, su majestad!.

 

REY:  Me gustaría colocar adentro del anillo un mensaje que yo pueda leer y que me ayude en los momentos desesperados y más difíciles de mi vida. 

 

CONSEJERO 2:  ¿Desea usted que nosotros le demos ese mensaje?.

 

REY: Si, pero tiene que ser una frase corta.

 

CONSEJERO 1: Para que pueda caber adentro del anillo.

 

REY: Así es.

 

CONSEJERO 2: Muy bien.  Usted tendrá el mensaje mañana muy temprano.

 

REY: Muchas gracias.

 

CONSEJERO 1 Y 2: Hasta mañana, su majestad.

 

NARRADOR: Los dos consejeros abandonaron la habitación, y rápidamente se dieron a la tarea de pensar en el mensaje que el rey les había solicitado.

 

CONSEJERO 1: No puedo pensar en ningún mensaje que sea corto.  

 

CONSEJERO 2: Yo tampoco.  No existen palabras sabias que puedan caber adentro del anillo.

 

CONSEJERO 1: Debemos descansar, tal vez durante el sueño aparezca el mensaje apropiado.

 

CONSEJERO 2: Estoy de acuerdo contigo.

 

CONSEJERO 1: Nos vemos mañana.

 

CONSEJERO 2: Buenas noches.

 

NARRADOR:  Entonces los consejeros se dispusieron a dormir.  Al día siguiente se despertaron muy temprano y continuaron pensando en el mensaje para el rey.

 

CONSEJERO 1: No pude dormir en toda la noche, así que buscare en algunos libros, un mensaje corto que pueda caber adentro del anillo.

 

CONSEJERO 2: Es una tarea difícil.  Debemos ser honestos y decirle al rey que no encontramos nada.

 

CONSEJERO 1:  No estoy de acuerdo.  ¿Cómo podemos decirle que hemos fracasado?.  

 

CONSEJERO 2: ¿Que sugieres que hagamos?.

 

CONSEJERO 1: Debemos pedirle más tiempo.  

 

CONSEJERO 2:  Vayamos a hablar con él.  Tal vez ya nos está esperando.

 

NARRADOR:  Los consejeros se dirigieron a hablar con el rey.

 

CONSEJERO 1:  Su majestad, necesitamos más tiempo.  No hemos podido encontrar las palabras adecuadas para su anillo.

 

REY:  ¿Cuanto tiempo necesitan?.

 

CONSEJERO 2: Honestamente, no lo sabemos.

 

REY:  Tomen todo el tiempo que necesiten, pero vengan a verme tan pronto tengan ese mensaje que les pedí.

 

CONSEJERO 1 Y 2:  Gracias su majestad, así lo haremos.

 

NARRADOR:  Tan pronto como los consejeros salieron de la habitación, el rey decidió hablar con uno de sus sirvientes más antiguos.    

 

REY:  Los consejeros no han sido de gran ayuda.

 

SIRVIENTE:  Con todo respeto, su majestad, no soy un hombre sabio, pero yo conozco unas palabras que se ajustan perfectamente al interior de su anillo.  Usted sabe que yo le serví a su padre y ahora le sirvo a usted, y en todos estos años he conocido a muchas personas.

 

REY:  Lo sé.  Mi padre te apreciaba y te respetaba mucho.  

 

SIRVIENTE:  El fue un hombre muy considerado.  En una ocasión conocí a un sacerdote que se alojo en este castillo, y cuando se fue, el me dio este mensaje.

 

NARRADOR:   En ese momento, el sirviente escribió el mensaje en un pedazo de papel, lo doblo y se lo dio al rey.

 

REY:  Muchas gracias.

 

SIRVIENTE:  Solo recuerde leerlo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando usted no pueda encontrar una solución a su problema, cuando usted piense que todo ha terminado, y cuando no haya esperanza.

 

REY: Así lo hare.  Gracias nuevamente. 

 

SIRVIENTE:  Ahora, si usted me disculpa, tengo que continuar con mis obligaciones.

 

REY:  Por supuesto, puedes retirarte.

 

NARRADOR: Algunos meses después, el país entro en guerra.  Mientras los soldados del rey estaban enfrascados en una cruel batalla, el logro escapar en uno de sus caballos, pero sus enemigos lo siguieron.

 

REY:  Necesito salvar mi vida.  ¡Cuando dejaran de perseguirme!.

 

NARRADOR: Pero sus enemigos eran muchos.  Repentinamente, llego a un camino sin salida.  Frente a él solo había un precipicio imposible de cruzar. 

 

REY:  ¡Dios mío!.  Si sigo adelante moriré, y si regreso mis enemigos me atraparan.  

 

NARRADOR:  El rey podía escuchar a los caballos acercarse.  Entonces recordó el anillo. 

 

REY:  ¡El anillo!.  El mensaje adentro del anillo es mi única esperanza.  

 

NARRADOR:  El rey tomo el anillo, lo mantuvo entre sus manos, desdoblo el papel y lo leyó.

 

REY:  Nada es permanente.  Esto también pasara.

 

NARRADOR:  Entonces hubo un gran silencio.  Sus enemigos que lo perseguían se perdieron en el bosque.  La revelación del mensaje lo impacto fuertemente.  Entonces sintió una gran gratitud hacia su sirviente, y experimento una gran paz.  Esas palabras habían sido mágicas.  Doblo el papel y lo coloco nuevamente adentro del anillo.

 

REY:  ¡Me siento fuerte!.  Tengo que regresar y pelear por mi reino.  Mis soldados deben estar esperándome.   

 

NARRADOR:  El rey regreso, reunión a sus ejércitos y reconquisto su reino.  Finalmente, gano la guerra y hubo una gran celebración en el palacio.  Cuando él estaba sentado en su trono, le dijo a su leal sirviente.

 

REY:  Me siento muy orgulloso.   ¡Soy el mejor rey y el más valiente!.

 

SIRVIENTE:  Por favor su majestad, lea el mensaje nuevamente.

 

REY: ¿Que quieres decir con eso?.  ¡La victoria me pertenence!.  ¿No ves que mi pueblo celebra mi regreso?.  No estoy desesperado, ni atrapado, ni a punto de morir.

 

SIRVIENTE: Escúcheme.  Este mensaje no es solamente para esas situaciones, sino también para las situaciones agradables.  El mensaje no es solo para los momentos en que usted se sienta desesperado y miserable, es también para esos momentos en que se siente un triunfador.  No es solo para cuando usted sienta que es el último, sino también para cuando sienta que es el primero.   

 

NARRADOR: Entonces el rey tomo el papel, y lo leyó nuevamente. 

 

REY: Nada es permanente. Esto también pasara.

 

NARRADOR:   Y una vez mas sintió una gran paz, y el mismo silencio de la vez anterior, aunque en esta ocasión estaba rodeado de toda su gente que bailaba, cantaba, y celebraba.  Pero esta vez su orgullo desapareció, entonces su sirviente le dijo. 

 

SIRVIENTE:  No olvide que esto también pasara.  Nada, ni aun las emociones son permanentes.  Como el día y la noche, hay momentos tristes y momentos felices en nuestras vidas.  Usted tiene que aceptarlos, porque es parte de la naturaleza humana, solo recuerde que nada permanece para siempre. 

 

FIN

 

Autor: Historia Budista

 

Adaptado por: K I D S I N C O

 

Presionar aqui para leer mas guiones de Kidsinco en Español

 

 

¡Gracias por Visitar Kidsinco Free Playcripts for Kids!

Tags: , , , , ,



Comments are closed.