La Bruja Baba-Yaga

Posted By Kidsinco
Categorized Under: 12 characters, Playscripts in Spanish
Comments (0)

witch_cauldron_moon_funko pop


Click Here to Read this script in English: BABA-YAGA


Este guion “LA BRUJA BABA-YAGA” ni ningun otro guion publicado en este sitio web Kidsinco.com esta a la venta, y no  deberan republicarse totalmente o parcialmente  en ningun otro sitio web, blog, o foro.   Si desea compartirlos, le agradeceríamos colocara un vinculo/liga/link hacia nuestro sitio web: Kidsinco.com

 

 

Favor de leer nuestras  Condiciones de Uso

 

 

LA BRUJA BABA-YAGA

 

 

 

PERSONAJES:

 ALENA

IVANO- PAPA 

MARISHA – MADRASTRA

ANCIANA

 PUERTAS

 PERRO

 SIRVIENTA

 BABA-YAGA

 3 CABALLOS

 

 

 GUION:

 

 

 ESCENA I –  EN LA CASA DE ALENA

 

 

 (Alena, Ivano y Marisha están en la sala.  Alena esta sentada en el piso leyendo un libro.  Ivano esta leyendo el periódico.  Marisha esta cociendo una camisa.  Hay una maleta cerca de la puerta)

 

 

 MARISHA: Alena, cuantas veces te he dicho que no leas ese tipo de libros.  ¡Dámelo!.

 

 

 (Alena se levanta y le da el libro a Marisha.  Marisha lee el titulo del libro)

 

 

 MARISHA: “La Bruja del Bosque”.  ¿De donde sacaste este libro?.

 

 

 ALENA: Lo encontré en el ático.

 

 

 MARISHA: ¿Que estabas hacienda en el ático?.  Ivano, deberías hablar con tu hija acerca de esto.

 

 

 ALENA: ¿Recuerdas que me dijiste que limpiara el ático?.

 

 

 MARISHA: No, no lo recuerdo, pero recuerdo haberte dicho que lavaras los platos.  ¿Los lavaste?.

 

 

 ALENA: Si, madrastra. 

 

 

MARISHA: No me llames madrastra.

 

 

 ALENA: Si, Marisha.

 

 

 MARISHA: Soy tu madre.

 

 

 ALENA: ¡Tú no eres mi madre!.

 

 

 (Ivano contesta sin levantar los ojos del periodico)

 

 

 IVANO: Alena, por favor.  Se buena con Marisha.

 

 

 MARISHA: Ya te acostumbraras.   Ivano, ¿sabes que hora es?.

 

 

 IVANO: Son casi las dos en punto.

 

 

 (Marisha grita)

 

 

 MARISHA: ¡Las dos!.  ¿Qué no tienes que tomar el tren?.

 

 

 IVANO: ¡Mi tren, se me olvido!.

 

 

 (Ivano se para, toma su maleta y se dirige a la puerta.  Alena se para, abraza a su padre y llora)

 

 

 ALENA: Papa, por favor no te vayas.  ¡Llévame contigo, por favor!.

 

 

 (Marisha se para y empuja a Alena.  Alena se cae)

 

 

 MARISHA: ¡Aléjate, niñita!.   ¡El tiene que irse!.

 

 

 IVANO: Alena, no puedo llevarte conmigo.   Te quiero.

 

 

 (Marisha abre la puerta y empuja a Ivano fuera de la casa)

 

 

MARISHA: Que tengas un buen viaje, querido.

 

 

 IVANO: ¡Regresare pronto!.

 

 

 MARISHA: Adiós.

 

 

 (Ivano sale del escenario. Marisha cierra la puerta)

 

 

 MARISHA: Levantate,  quiero que me hagas un favor.

 

 

 (Alena se levanta y se ve asustada.  Marisha toma en sus manos la camisa que estaba cociendo y se la muestra a Alena)

 

 

MARISHA: Esta es la camisa favorita de tu padre pero se rompió la aguja y ya no tengo hilo.  Necesito que vayas a la casa de tu tía.

 

 

 ALENA: ¡No, no quiero ir a la casa de esa bruja!.

 

 

 MARISHA: (con voz dulce) Alena, Alena, mi hermana no es una bruja. ¿Quien te dijo eso?.

 

 

 ALENA: Todos en el pueblo saben que ella es una bruja.

 

 

 MARISHA: ¿Que mas dice la gente de mi hermana?.

 

 

 ALENA: Dicen que le gusta comerse a los niños.

 

 

 MARISHA: Ha, ha, ha, ha, ha.   ¿Y tu te crees ese cuento?.

 

 

 ALENA: ¡Si, si lo creo!.

 

 

 MARISHA: Por segunda vez, mi querida Alena, ella no es una bruja.  Su nombre es Baba-Yaga.  ¡Repite su nombre!.

 

 

 ALENA: ¡No, no lo Hare!.

 

 

 MARISHA: Di su nombre, o nunca más veras a tu padre.

 

 

 ALENA: Baba-Yaga.

 

 

 MARISHA: ¡Si, mama!.

 

 

 ALENA: Si…

 

 

 MARISHA: Mama.

 

 

 ALENA: Mama.

 

 

 MARISHA: Bien, y trata de regresar antes de que anochezca.

 

 

 (Alena toma su bolsa.  Marisha le da un pañuelo blanco)

 

 

 MARISHA: Llévate este pañuelo para que seques las lágrimas de tu linda cara en caso de que llores.

 

 

 (Alena toma el pañuelo y lo coloca adentro de la bolsa)

 

 

 ALENA: Gracias.

 

 

 MARISHA: Te estoy haciendo un favor.

 

 

 (Marisha abre la puerta y Alena sale del escenario)

 

 

 ESCENA II – EN EL BOSQUE

 

 

 (Alena camina en el bosque. Se sienta en el suelo y llora.  Se acerca la Anciana con una canasta)

  

 

ANCIANA: ¿Que haces aquí sola en el bosque?.   ¿Acaso te perdiste?.

 

 

ALENA: No.

 

 

(La anciana se sienta en el suelo)

 

 

ANCIANA: ¿Por que lloras?.

 

 

ALENA: ¿Ve esa choza que esta allá?.

 

 

(Alena indica hacia una casa a lo lejos)

 

 

ANCIANA: Esa es la choza de Baba-Yaga.  ¡Debes alejarte de ella!.

 

 

ALENA: Tengo que ir allá.  Ella es la hermana de mi madrastra.

 

 

ANCIANA: ¡Oh, esas malvadas mujeres!.  ¿De verdad necesitas ir?.

 

 

ALENA: Si.

 

 

ANCIANA: Escucha,tengo que decirte algo.

 

 

ALENA: ¿Que es lo que tiene que decirme?.

 

 

ANCIANA: Tienes que saber todo acerca de esa mujer.  Debes tener mucho cuidado, porque Baba-Yaga puede comerte viva con sus dientes de acero.  ¿Sabias eso?.

 

 

ALENA: Si.  ¿Que mas sabe usted de ella?.

 

 

ANCIANA: La gente la llama Baba-Yaga Patas Huesudas, porque ella es tan delgada como un esqueleto, a pesar de todos los niños que se come.

 

 

ALENA: ¡Ay, no me diga mas!.

 

 

ANCIANA:  Tampoco tengas miedo de su nariz azul, la cual es tan larga que toca el techo de su choza cuando ronca.

 

 

ALENA: ¿Y tiene una escoba como la de las brujas de los cuentos que leo?.

 

 

ANCIANA: No,  ella no es como cualquier bruja.  Ella viaja en un gran almirez y rema el aire con una escoba plateada.  Escucha bien esto que te digo.  Cuando llegues a su choza, te darás cuenta de que esta sostenida sobre patas de pollo y que camina por lo alrededores.

 

 

ALENA: ¿Quiere usted decir que la casa se mueve por el bosque?.

 

 

ANCIANA: ¡Así es!. Y las ventanas de su choza le sirven como ojos.

 

 

ALENA: ¡Me esta asustando!.

 

 

ANCIANA: Debes tener cuidado, ya que tu vida esta en peligro.  Escúchame, no tengo mucho tiempo.

 

 

ALENA: Disculpe, siga hablando.

 

 

ANCIANA: La choza esta rodeada por una cerca hecha de huesos, y tiene un grandes puertas de acero.  Cuando trates de abrir las puertas, estas van a rechinar y no te dejaran entrar, así que (la anciana saca una botella de aceite de su canasta y se la da a Alena), ponles un poco de este aceite, y se abrirán fácilmente.  Tan pronto como se abran, veras un perro feroz que tratara de hacerte daño (la anciana saca un pedazo de jamón de su canasta y se la da a Alena), dale este pedazo de jamón, y te dejara pasar.

 

 

ALENA: ¡Gracias, gracias!.

 

 

ANCIANA: Recuerda lo que te dije.

 

 

ALENA: Lo haré, adiós.

 

 

(Alena se levanta y sale del escenario)

 

 

ANCIANA:  Pobre niña, nunca más volveré a verla, eso es seguro.

 

 

ESCENA III – EN LA CHOZA DE BABA-YAGA

 

 

(Alena esta parada  afuera de la choza.  Abre las puertas y rechinan)

 

 

ALENA: (con voz dulce) Oh, necesitan aceite (les pone aceite).  Este aceite las hará ver como nuevas. (Las puertas se abren y ella entra.  Un perro corre ladrando hacia ella.  Ella le da un pedazo de jamón y el perro se duerme tan pronto se lo come.  Ella sigue caminando hasta que llega a la puerta de la choza.  Toca a la puerta.  Una sirvienta abre la puerta)

 

 

SIRVIENTA: ¿Que quieres?.

 

 

ALENA: Vine a ver a Baba Yaga.  Ella es la hermana de mi madrastra.

 

 

SIRVIENTA: Entra  y siéntate.

 

 

(Alena entra y se sienta.  La sirvienta se queda en la esquina del cuarto con la cara viendo hacia el suelo.  Baba-Yaga entra.  Trae una blusa en sus manos)

 

 

BABA-YAGA: Hola, Alena querida.  ¿Como estas?.

 

 

ALENA: Estoy bien tía Baba-Yaga.

 

 

BABA-YAGA: ¿Como esta mi hermana?.

 

 

ALENA: Ella esta bien, pero me envió por una aguja e hilo.

 

 

BABA-YAGA: Oh, claro que si, déjame traerla.  Ayúdame a cocer esta blusa mientras traigo la aguja y el hilo que quiere mi hermana.

 

 

(La bruja le da la blusa a Alena)

 

 

ALENA: Si, tía.

 

 

(Baba-Yaga le habla a la sirvienta)

 

 

BABA-YAGA: ¡Tú, ven acá!.

 

 

(La sirvienta se acerca)

 

 

BABA-YAGA: (murmurando) Quiero que le prepares el baño a mi sobrina.  La quiero limpia para comérmela.

 

 

SIRVIENTA: Si, ama.

 

 

(Baba-Yaga abandona el cuarto y la sirvienta se le acerca a Alena)

 

 

ALENA: ¿Por que estas llorando?.

 

 

SIRVIENTA: (llorando) Es esa malvada bruja.

 

 

(Alena saca de su bolsa el pañuelo blanco y se lo da a la sirvienta)

 

 

ALENA: Seca tus lágrimas con este pañuelo.

 

 

SIRVIENTA: Gracias. Oh, este pañuelo es tan bonito y suave.  ¡Escucha, tienes que escapar!.

 

 

ALENA: Pero no puedo, vine por una aguja e hilo para mi madrastra.

 

 

SIRVIENTA: ¿No lo entiendes?.  ¡Tu madrastra no necesita aguja e hilo!.  Ella sabia lo que hacia al enviarte aquí.

 

 

ALENA: ¡Oh!.

 

 

SIRVIENTA: ¡Ella quiere deshacerse de ti, y ella sabe exactamente como!.

 

 

ALENA: Entonces ella sabe que yo nunca regresare, porque su hermana va a …

 

 

SIRVIENTA: ¡Si!.

 

 

ALENA:  ¿Como puedo escapar de aquí?.

 

 

(Baba-Yaga grita desde el otro cuarto)

 

 

BABA-YAGA: ¿Estas cociendo querida?.

 

 

ALENA: Si, tía.

 

 

SIRVIENTA:  Yo coceré por ti, pero apresúrate, antes de que ella se de cuenta de ya no estas aquí.  Llévate esta toalla y este peine, ellos te ayudaran a huir de la bruja, y corre tan rápido como puedas porque Baba-Yaga te seguirá.  De vez en cuando coloca tus oídos en el suelo para que puedas oír cuando ella esta cerca, y cuando ella este cerca, entonces pon la toalla en el suelo, y se convertirá en un gran río el cual Baba-Yaga no podrá cruzar.

 

 

ALENA: ¿Que debo hacer con el peine?.

 

 

SIRVIENTA: Cuando escuches que ella no esta cerca, lanza el peine al suelo, y se convertirá en un bosque encantado, tan profundo que Baba-Yaga no podrá atravesar.  ¡Ahora, vete!.

 

 

(Alena se aleja corriendo de la casa.  La sirvienta empieza a cocer.  Baba-Yaga grita desde el otro cuarto)

 

 

BABA-YAGA: ¿Estas cociendo querida?.

 

 

SIRVIENTA: Si, tía.

 

 

(Baba-Yaga entra al cuarto.  Ve a la sirvienta cociendo y se enoja)

 

 

BABA-YAGA: ¿Donde esta ella?. ¡Por que la dejaste escapar!.  ¡Por que!.

 

 

SIRVIENTA: Ella fue buena conmigo.  Me dio esta hermoso pañuelo y tú nunca me das nada, ni siquiera un pedazo de tela!.

 

 

(Baba-Yaga golpea a la Sirvienta, despues sale de la casa y encuentra al Perro durmiendo)

 

 

BABA-YAGA: ¡Despiértate!.  ¿Donde esta Alena?.  ¡Por que la dejaste escapar!.

 

 

(El perro despierta)

 

 

PERRO: Ella me dio de comer un delicioso jamón.  ¡Tú nunca me alimentas!.

 

 

(Baba-Yaga golpea al Perro, corre y abre las puerta.  Las Puertas no rechinan)

 

 

BABA-YAGA: Oh, ¡por que no rechinan!.

 

 

PUERTAS: ¡Te hemos servido por mucho tiempo, y nunca nos has puesto aceite, y ella lo hizo!.

 

 

(Baba-Yaga golpea las Puertas y sale del escenario)

 

 

ESCENA IV –  EN EL BOSQUE

 

 

(Alena corre por el bosque.  Baba-Yaga va detrás de ella.  Alena coloca su oído en el suelo y escucha que Baba-Yaga se acerca)

 

 

ALENA: Oh, esta justo detrás de mí.  La sirvienta me dijo que tirara la toalla. ¡Espero que eso me ayude!.

 

 

(Alena lanza la toalla en el suelo y aparece un gran río.  Baba-Yaga se enoja)

 

 

BABA-YAGA: ¡Pequeño monstruo, pero no escaparas tan fácilmente!.

 

 

(Alena escapa. Baba-Yaga ve a los Tres Caballos.  Ella mueve sus brazos para hacerles un hechizo)

 

 

BABA-YAGA: Un, dos, tres, vengan a mi y beban toda el agua que ven aquí!.

 

 

(Los Tres Caballos beben agua del río.  Baba-Yaga corre detrás de Alena.  Alena se coloca en el suelo y escucha que Baba-Yaga se acerca)

 

 

ALENA: ¡Todavía me persigue, tengo que usar el peine!.

 

 

(Alena lanza el peine al suelo, y aparece un bosque encantado.  Baba-Yaga queda atrapada en el bosque)

 

 

BABA-YAGA: ¡No, no!.  ¡No puedes escapar!. ¡ Regresa, Regresa!.

 

 

(Alena sale del escenario)

 

 

ESCENA V – EN LA CASA DE ALENA

 

 

(Ivano entra a la casa.  Marisha se sorprende de verlo)

 

 

IVANO: ¿Donde esta mi hija?.

 

 

MARISHA: Ella fue a ver a su tía.

 

 

IVANO: ¡La enviaste a casa de tu hermana, aun y cuando sabes que ella es una bruja!.

 

 

MARISHA: Ella no es una bruja, y además necesitaba una aguja e hilo.

 

 

IVANO: Debiste haber ido tú.

 

 

(La puerta se abre.  Alena entra y su padre la abraza)

 

 

ALENA: Oh, papa.  ¡Ya regresaste!.

 

 

IVANO:  Alena, por favor perdóname por dejarte aquí sola con esta mujer.  Ya se en donde has estado.

 

 

ALENA: Si, papa y esa bruja trato de comerme.

 

 

IVANO: ¡He sido tan ciego!.

 

 

(Ivano empuja a Marisha fuera de la casa)

 

 

MARISHA: ¡No puedes hacerme esto, soy tu esposa!.

 

 

IVANO: Claro que puedo, tú ya no perteneces aquí.

 

 

ALENA: (a Marisha) A propósito, ya nunca mas veras a tu hermana.  ¡Ella esta atrapada para siempre en el bosque encantado!.

 

 

(Marisha sale del escenario.  Ivano y Alena se abrazan)

 

 

FIN

 

 

Autor:  Leyenda Rusa

 

 

Adaptado por: K I D S I N C O

 

Presionar aqui para leer obras de Kidsinco en Español


Click here to read Kidsinco Complete List of Playscripts in English 

¡Gracias por visitar Kidsinco Free Playscripts for Kids!

Tags: , , , ,



Comments are closed.